Sevilla

La motivación para probar y repetir

  • Voluntario de Médicos Sin FronterasEste joven sevillano ha estado nueve meses en Kenia apoyando a MSF en funciones de logística. Una gran oportunidad que ha aprovechado para comprender la necesidad de la cooperación y para vivir en primera persona el bien que hace la ayuda a los demás.

Comentarios 4

"Soy persona inquieta, una vez que empecé a moverme ya no pude estarme quieto", explica Daniel, un joven cooperante de Médicos Sin Fronteras que acaba de volver tras una estancia de nueve meses en Nairobi, la capital de Kenia. Este licenciado en Telecomunicaciones por la Hispalense ha pasado casi un año lejos de su hogar para ayudar a los más desfavorecidos: "Desde pequeño me he sentido interesado en los temas sociales". Conocía el trabajo de Médicos Sin Fronteras por unos amigos y decidió que quería cooperar con ellos: "El ambiente de trabajo es inmejorable, somos jóvenes, extrovertidos e inquietos" .

Su primera misión ha sido en Nairobi con funciones tan diversas como el mantenimiento de la pequeña flota de vehículos, resolver pequeños problemas informáticos o trámites administrativos. "He conocido a mucha gente, son muy simpáticos y sociables. Estoy aprendiendo el suajili para comunicarme mejor". Kenia es un país en el que se vive con relativa tranquilidad pues existe una latente tensión política. El sida, los desplazados desde Somalia, país en el que no pueden estar por falta de seguridad o la enfermedad de leismaniasis visceral, provocada por la picadura de un mosquito y de la que los gobiernos se han desentendido, son algunos de los problemas a solventar. "Es gratificante trabajar y ver los resultados". Ahora Daniel Rowe está a la espera de que lo llamen para su próxima misión. "Ya he descansado suficiente, ahora sólo quiero irme para ayudar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios