Dermatología Consejos para paliar los daños de la piel producidos tras el verano

  • Expertas recomiendan cambios en el estilo de vida y soluciones dermoestéticas

Las doctoras Mercedes Morillo y Amalia Pérez Gil, del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón. Las doctoras Mercedes Morillo y Amalia Pérez Gil, del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón.

Las doctoras Mercedes Morillo y Amalia Pérez Gil, del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón.

Comentarios 0

Durante los meses de verano la piel puede deteriorarse por los efectos de la radiación solar, la sal, el cloro, la humedad y los cambios de hábitos que, en ocasiones, son menos saludables. Eso incide en la deshidratación, piel seca, a veces con asperezas y con tendencia a agudizar las arrugas. De igual modo, la pigmentación inducida por la radiación ultravioleta puede no haber sido uniforme y notemos la aparición de manchas o la intensificación de las ya existentes.

Las doctoras Mercedes Morillo y Amalia Pérez Gil, dermatólogas del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, en Sevilla, defienden una serie de pautas generales para evitar este deterioro. En primer lugar aluden al estilo de vida, volviendo a unos hábitos de vida adecuados, como son, retomar una alimentación saludable, establecer una rutina cosmética de cuidados diarios y dormir entre seis y ocho horas al día. En cuanto a algunos consejos dermocosméticos, las especialistas se decantan en esta época del año por cosméticos que produzcan exfoliación por las noches, “como son los que contienen ácido retinoico o glicólico para acelerar la regeneración y renovación cutánea y por las mañanas, por aquellos que contienen antioxidantes como la vitamina C o el ácido ferúlico que tienen cierto efecto despigmentante y neutralizar los radicales libres formados por el efecto del sol haciendo una piel más saludable y luminosa”, afirman.

Respecto a la aparición de manchas, lo importante antes de cualquier tratamiento es tener un diagnóstico clínico correcto; de ahí la importancia de que sea un dermatólogo quien las examine. “Si son léntigos o melasmas, que es lo más frecuente, podemos tratarlas con Luz Pulsada Intensa (IPL) o Peelings dependiendo del tipo de mancha y piel. Con estos dos tratamientos, las manchas mejoran y son tratamientos indoloros que permiten la inmediata reincorporación a la vida habitual”, explican.

Según las expertas, los procedimientos más adecuados durante el otoño son el peeling químico para eliminar las células muertas; la mesoterapia para favorecer la penetración de activos, ácido hialurónico, vitaminas y aminoácidos para dar luminosidad a la piel e inducción progresiva de producción de colágeno y, por último, la Luz Pulsada Intensa, una técnica basada en una fuente de luz que elimina algunos tipos de manchas y uniforma el tono de la piel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios