Semana Santa

Fervor y silencio en la noche rondeña del Miércoles Santo

Salida de la Virgen de la Esperanza. Salida de la Virgen de la Esperanza.

Salida de la Virgen de la Esperanza. / javier floreso

El Miércoles Santo rondeño trajo ayer un cambio de estilo en la Semana Santa de la ciudad del Tajo, ya que, tras unos primeros días en los que las imágenes procesionaron en pasos portados por hermanos costaleros, ayer llegó el turno de los tronos llevados por hermanos horquilleros (hombres de trono).

A media tarde, desde la iglesia de San Cristóbal, procesionaba la Columna, una de las hermandades rondeñas que mayor número de hermanos pone en la calle durante la Pasión rondeña. Además, entre sus titulares se encuentra la Virgen de la Esperanza, la novia de Ronda, por la que existe una gran devoción en la ciudad, además de ser una imagen que cuenta con una gran belleza plástica. Además, a su salida se realiza una gran petalada que embellece el inicio de su caminar.

Cientos de personas que acercaron hasta los alrededores del templo para ver la salida de esta cofradía, que cuenta con la peculiaridad de que no regresa a su templo y termina su estación de penitencia en una ermita situada en pleno centro de la ciudad.

Y mientras los sones de la Columna todavía sonaban por las céntricas calles, en la colegiata de Santa María la Mayor se hacia una llamada al Silencio, como se conoce a la cofradía del Cristo de la Sangre, ya que se trata de una hermandad de penitencia en la que muchos de sus hermanos portan durante el recorrido grandes cruces y cadenas atadas a sus piernas en absoluto silencio, al que se suelen ir sumando las personas en los acerados al paso de la cofradía. Un Miércoles Santo al que seguirá hoy uno de los vías grandes con Vera Cruz, Ecce-Homo(Legión) y Padre Jesús.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios