Semana Santa

Lágrimas para el Cristo YacenteMultitudinaria cita con el Paso

El municipio vivió un intenso Viernes Santo. El Cristo Yacente y la Virgen de las Lágrimas recorrieron las calles de Benalmádena Pueblo y realizaron una brillante estación de penitencia. La Redención y la Virgen de los Dolores dejaron un buen sabor en Arroyo de la Miel mientras que la Soledad llevó el luto por todos los rincones. Pero sin duda, el momento más solemne se vivió en la madrugada con el Vía Crucis del Silencio desde la iglesia de la Inmaculada Concepción.

Centenares de vecinos y turistas arroparon la representación popular de El Paso de Benalmádena, la más singular y antigua del municipio, en la que se revivió la Pasión y Muerte de Jesús y que se desarrolló el Jueves Santo y Viernes Santo, en el Parque Rústico de Retamar, en Benalmádena Pueblo. Más de un centenar de vecinos del municipio se convirtieron en actores para dar vida a personajes bíblicos como la Virgen María, Judas, María Magdalena o Barrabás.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios