Martes Santo en la Costa del Sol

La devoción recorre la costa

  • Los municipios de Benalmádena, Mijas, Marbella y Torremolinos protagonizaron la noche del Martes Santo en la Costa del Sol

La devoción recorre la costa La devoción recorre la costa

La devoción recorre la costa

La noche del Martes Santo dejó numerosas estampas para el recuerdo en las calles de los diferentes municipios costeros. Torremolinos, Benalmádena, Mijas y Marbella protagonizaron la jornada con la procesión de sus titulares desde bien entrada la tarde.

BENALMÁDENA

Benalmádena mostró ayer toda la devoción que envuelve estos días llenos de Pasión en la localidad con la procesión del Cristo Cautivo y la Virgen de la Esperanza por las estrechas y blancas calles del pueblo justo un día después de que los más pequeños hicieran lo propio con el Cautivo infantil, una cantera que sin duda llegará a ser la que algún día acompañe a ambos tronos en su salida procesional.

Abría la comitiva la Cruz Guía anunciando la llegada de los Sagrados Titulares. No tardaría en sonar el Himno Nacional interpretado por la banda de cornetas y tambores del Santísimo Cristo de la Redención de Benalmádena, lo que indicaba que el trono del Cristo, que este año estrenó túnica blanca y enaguas nuevas, ya estaba en la calle. Lo acompañaban más de un centenar de nazarenos vestidos de blanco, al igual que su túnica. Vecinos y turistas no quisieron perderse su salida, desde la calle San Miguel, para seguirlo posteriormente por la avenida principal antes de perderse por el casco urbano.

Poco después la calle San Miguel volvería a quedar en silencio a la espera de la salida de la Virgen de la Esperanza, que este año estrenó el manto de terciopelo, el rosario y un pañuelo, todos estos elementos donados por hermanos de la cofradía. Los hombres de trono de la Virgen se mecían al paso de la Banda Municipal de Benalmádena después de que la cofradía decidiera retomar este año el contrato con la formación local.

Sin duda una de los momentos más esperados por los hermanos de la cofradía era la llegada de ambos tronos a la plaza de La Niña, donde la música se detendría por unos instantes para escuchar las saetas dedicadas a los titulares. Por último, el encierro, en el que como cada año los hombres de trono cantarían el Himno del Cautivo para despedir al Cristo.

MIJAS

Vestido con túnica morada, los brazos en cruz y mirada solemnte, el Cristo de Medinaceli, iconografía de José Dueñas que representa a Jesucristo preso después de ser juzgado por Poncio Pilatos, volvió a reencontrarse con sus vecinos de Las Lagunas (Mijas) en la noche del Martes Santo. El Cristo, que estrenó escapulario bordado, fajín y cíngulo dorado, desfiló por segundo año consecutivo sobre el trono de Cristóbal Martos, adornado con claveles burdeos y blancos, lirios dorados y romero. En cuanto al recorrido, este volvió a ser el mismo de hace dos años, después de que el año pasado tuviera que modificarse como consecuencia de unas obras.

Uno de los momentos más esperados volvió a ser la calle Almería, ya que se trata de una de las calles más estrechas del recorrido, donde estaba previsto una petalada, y donde se ha tenido especial atención a al hora de confeccionar la cruceta. El acompañamiento musical lo realizó la agrupación de Las Lagunas.

MARBELLA

Ni más ni menos que tres tronos procesionaron ayer por las calles del casco antiguo de Marbella, sin duda una de las que mayor sentimiento despierta entre los hosteleros. Primero haría lo propio Nuestro Padre Jesús Cautivo, seguido de María Santísima de la Encarnación y, por último, los hermanos de Betania, Santa Marta, San Lázaro y María. Es habitual que al término de esta procesión, en la plaza de la iglesia de La Encarnación, tras el reencuentro de las imégenes y en los momentos previos al encierro, se repartan dulces tradicionales entre el público.

TORREMOLINOS

La falta de portadores para los dos Titulares de la Cofradía del Calvario, el Cristo de la Sentencia y Nuestra Señora del Calvario en sus Misterios Dolorosos de Torremolinos, provocó que ambas imágenes desfilaran en tronos más pequeños en lugar de hacerlos en los tronos que estaba previsto inicialmente. Pese a este primer contratiempo la ciudad volvió a acoger con ganas e ilusión esta salida procesional que inundaría de rojo y verde las calles del municipio, que se caracteriza por el tradicional encuentro de ambas imágenes en la plaza Costa del Sol, inaugurada hace apenas unos meses, y el posterior reencuentro en la puerta de la iglesia previo al encierro de los tronos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios