Cofradías

Tradicional estampa para los Mártires

  • San Ciriaco y Santa Paula salieron en procesión y demandan su fecha como día festivo

El trono de San Ciriaco y Santa Paula, por calle San Agustín. El trono de San Ciriaco y Santa Paula, por calle San Agustín.

El trono de San Ciriaco y Santa Paula, por calle San Agustín. / José Luis Pérez

La resaca deportiva y cofrade del sábado, en la época del año que sea, siempre hace mella en el domingo. La ciudadanía cambia sus planes y dirige sus pasos hacia la playa, las zonas alejadas del centro histórico o el sofá. Por ello, tiene sentido que el ayuntamiento de Málaga, recién constituido, piense en ubicar la festividad de San Ciriaco y Santa Paula el 18 de junio, aunque perjudique a la feria de agosto. Primer deber para una corporación municipal que se estrenó ante las andas de los Mártires.

En el entorno de calle Comedias, el nivel de público mostraba los síntomas dominicales anteriormente expuestos. Apenas un par de centenares de personas acompañaban al cortejo, mucho más nutrido que en otras ocasiones con la participación de corporaciones de Pasión y Gloria, agrupadas o no, o las representaciones de la Federación de Peñas, la Fundación Torrijos 1831, o la inclusión de un icono profanado y rescatado de la localidad siria de Homs, con marcas de bala aún marcadas en la tabla. Metros más atrás, los responsables municipales se ordenaban por representatividad, reducida a sólo dos partidos: populares y socialistas, sin presencia de un Juan Cassá relegado a un segundo plano ni de Noelia Losada, la flamante concejala y portavoz que se unirá desde mañana mismo al gobierno de la Casona.

Al final del cortejo, los Santos Mártires avanzaban a los sones de la banda de cornetas y tambores del Carmen, quienes mantienen su nivel, si bien respondería mejor el trono con una banda de música de tonos triunfales, dada la cercanía con festividades como Pentecostés y el Corpus Christi. La corporación seguirá trabajando pero merece algo más que unas palabras o la presencia institucional. Quizás, como ha hecho el Obispado con Santa María de la Victoria, necesite una reinvención de modelo propio con gestión cofrade acompañada de la iglesia, con fuerte apoyo de las agrupaciones de San Julián y Lagunillas.

El resto de elementos mantuvieron su carácter tradicional: recorrido por el centro histórico con cercanía a la Catedral, cantos y bailes por malagueñas en la salida gracias a un coro marengo en un escenario, y presencia de malagueños y turistas a la par, que disfrutan de una visión procesionista gratuita e inesperada en su viaje por el sol, la gastronomía y el flamenco de “marca blanca”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios