Deportes

Loa del alumno aventajado al maestro

  • Del Nido descubre el busto a Ramón Sánchez-Pizjuán tal como se aprobó en 1957 · "Fue el primero que nos hizo grandes", dijo

Comentarios 5

"¡Va por ti, don Ramón! ¡Viva el Sevilla!". Así, con esas dos frases tan emocionales y dirigiendo la mirada al cielo, concluyó José María del Nido el discurso con el que inauguró el busto que a partir de ahora presidirá el antepalco del estadio que proyectó, y que no pudo ver acabado, Ramón Sánchez-Pizjuán, el denominado "presidente eterno" por el actual mandatario de Nervión. Con este acto se cumplió el acuerdo con el que la Junta General Ordinaria de la directiva que presidía Ramón de Carranza determinó dedicar una estatua en memoria de Sánchez-Pizjuán, el 19 de julio de 1957, un año después de su muerte. Fue un acto entrañable, emotivo, que reunió a sevillistas de varias generaciones y con el que, simbólicamente, Del Nido cerró un paréntesis entre las dos épocas más doradas del club. Un paréntesis que abre un debate sobre quién es el mejor presidente de la historia de la institución blanquirroja.

El alumno aventajado del presidente eterno no quiso distraer un ápice el foco de la actualidad con discusiones bizantinas. "Yo no querría superar a don Ramón Sánchez-Pizjuán en nada, pero el tiempo dirá dónde queda cada uno. Yo no tengo que pelear con los míos, yo tengo que pelear con los otros. Y don Ramón es uno de los míos", dijo Del Nido cuando se le inquirió a compararse con su maestro histórico. El dirigente justificó sus loas constantes: "Él fue el que construyó este Sevilla poderoso que estuvo arriba en la clasificación peleando a los grandes los títulos. Esperamos que las generaciones futuras, como reflejaba el acta de 1957 que acordó realizar su busto, refresquen su figura viendo este busto y conozcan su historia".

El acto ya ha quedado enmarcado en la historia del club, que ayer precisamente, 14 de octubre, cumplió 104 años de existencia. En esos 104 años de existencia quien ha logrado más y más lustrosos títulos ha sido José María del Nido y hay quien dice que, por ello mismo, es el mejor dirigente de la historia: "Para mí el más grande fue don Ramón porque fue el primero que construyó un Sevilla grande, y eso es más difícil que, sobre la base de una afición consolidada, construir nuevamente un Sevilla grande. Yo vengo de segundas, primero estuvo él. Y, además, estuvo 17 años en el cargo, que ya es un récord, con 14 años de competición dejando al equipo 12 años entre los seis primeros de la clasificación".

Pero, ¿le gustaría que lo recordasen a él como él está recordando a Sánchez-Pizjuán? "Para mí sería un orgullo, pero sólo 50 años después de fallecer, y ahora mismo soy muy joven. Si a mí me recuerda alguien después de 50 años, entonces es cuando seré grande".

Del Nido glosó la figura objeto del homenaje: "No conozco a nadie que entre en una junta con 23 años y menos para llevar temas jurídicos. Desde ahí estuvo vinculado al Sevilla F.C. hasta su muerte. Falleció como presidente del Sevilla, con la sociedad sevillana rendida ante él", recordó de quien presidió el club en dos etapas, entre las que fue federativo, por lo que la Liga de 1946 no está en su palmarés. Entre 1932 y 1941 ganó las Copas de 1935 y 1939. Y de 1948 a 1956, hasta su muerte, logró la Copa de 1948 y proyectó el estadio. Entonces, su fallecimiento cortó la racha ganadora del Sevilla, que retomó 50 años después José María del Nido, su alumno aventajado. El debate está abierto. La historia dirá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios