sevilla f.c.

Recoge el guante

  • Jiménez reconoce que el equipo jugó mal en Valencia y que, "como el año pasado" los resultados serán los que le mantengan o no en el puesto · Acepta la crítica "haga lo que gaga", pero con respeto

Comentarios 21

Apenas dos días después de que el Sevilla cayese en el debut liguero, es hora de reflexionar en frío. El equipo perdió en Valencia, pero lo hizo olvidándose de sus señas de identidad y sin la filosofía de juego que tantos éxitos le ha reportado en el pasado más reciente.

La consecuencia de todo ello es que el debate en torno a la figura de Manuel Jiménez, con apenas una jornada disputada, vuelve a estar en el disparadero. El técnico nervionense, con la perspectiva que da el tiempo, no pasa por alto esta circunstancia y, al contrario que en la última campaña, afronta la situación desde el primer momento con un mensaje claro: sabe que vive de los resultados y que su futuro depende de ellos.

"Estoy sujeto a los resultados. No puedo hacer nada con el debate que hay, pero la filosofía del equipo es salir a ganar. Tengo el mismo margen de error que el año pasado, donde vencieron los números. Los resultados son los que me mantienen. Si no se consiguen, llegará el momento en el que se me pasará factura, pero el objetivo que perseguimos no se logra en la primera jornada, sino en la 38", señaló el entrenador arahalense en Punto Radio, "doblemente jodido" con la derrota por su condición de sevillista y profesional: "Se puede perder, pero con nuestra filosofía: presionar, jugar al ataque e ir a por el triunfo. Así se puede perder, aunque lo hicimos sin ser el Sevilla".

Pero lo de los reproches a Jiménez no vienen de ahora. No es algo nuevo y el preparador sevillano sabe que tendrá que lidiar con ellos "haga lo que haga". "Si juego con dos delanteros, críticas. Si no juego con dos extremos, críticas, y si juego con un delantero, también. No sé si al entrenador del Valencia, el Atlético o el Villarreal le ocurre lo mismo que a mí. Sé que tengo que convivir con ello y lo asumo, pero siempre que se haga con respeto. Va explícito en mi contrato", explica.

Y es que desde hace años al Sevilla se le pide más. No basta con ganar y salir del paso, sobre todo con los mimbres que forman una plantilla que aspira a todo, según los dirigentes, y que, para el propio protagonista, "es la mejor de España". "Puedo parecer un loco, pero tenemos que creer que podemos luchar por el título. Ahora somos el tercer equipo de la Liga porque ahí acabamos el curso pasado, pero nadie me va a quitar la ilusión de querer ir a más. El debate es positivo, pero no me gustaría que llegase a los futbolistas", señaló sobre el deseo de que todos los estamentos de la entidad, desde la directiva a la afición, remen en la misma dirección sin escisiones. "El debate es positivo; la división, no".

El de Arahal también dio su versión sobre lo que le pareció la imagen del Sevilla en Mestalla, asegurando que "faltó desarrollar en el campo lo hecho en el Carranza, que debe ser la referencia a seguir". "Desde entonces nos hemos pegado un batacazo porque no hemos jugado más a ese nivel. Hicimos un mal partido, perdimos sin ser nosotros y eso es lo que más duele", destacó Jiménez, que salió al paso de las críticas que suscitó el sistema y la primera alineación del año: "La filosofía de este equipo es jugar con dos extremos y dos puntas, pero para que los de arriba ataquen las líneas debe estar juntas, algo que estos días se ha malinterpretado. Si Renato llega a estar en condiciones, hubiera sido titular. No sé de qué, aunque habrá partidos en los que Renato actúe de segundo punta. En cuanto a otros, yo sé por qué no los convoco o los dejo en el banquillo (en relación a Sergio Sánchez y Zokora), pero no es algo que tenga que hacer público".

Debates y críticas al margen, lo cierto es que dentro de dos domingos Jiménez afronta un examen ante su afición ya en la segunda jornada. Como siempre, lo hace sin complejos y seguro como nadie. ¿Miedo a que haya pitos? "Es la presión que hay por ser un equipo grande. Si ése es el precio, lo asumo sin complejos". Jiménez en estado puro. Y para finalizar, mensaje para De Mul y Chevantón, que en el cierre del mercado del lunes vieron cerrarse las puertas de salida: "Como pasaba con Maresca, mientras que sean jugadores del Sevilla tendrán el mismo respeto y lugar que cualquier otro futbolista".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios