Sociedad

Castilla y León se suma al uso obligatorio de la mascarilla desde este sábado

Una mujer y su hija pasean con la mascarilla. Una mujer y su hija pasean con la mascarilla.

Una mujer y su hija pasean con la mascarilla. / Antonio Pizarro

Castilla y León se suma este sábado a las autonomías en las que será obligatorio el uso de mascarilla en las vías públicas, ámbitos urbanos al aire libre y espacios cerrados de uso público o abiertos al público aunque se cumpla obligatoriamente con la distancia de seguridad interpersonal de metro y medio. En Andalucía esta norma está vigente desde el miércoles, tras su publicación en el BOJA del pasado martes

Así lo ha aprobado este jueves el Consejo de Gobierno de Castilla y León en una norma que se publicará mañana en el Bocyl y que entrará en vigor a las 00 horas del 18 de julio, según ha explicado la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Aunque la semana pasada la Junta decidió seguir con el uso aconsejado de la mascarilla para los casos en los que no se podía mantener la distancia interpersonal, este jueves la Comunidad ha acordado seguir el camino de otras autonomías y ante lo sucedido en alguna de ellas, en situación "preocupante", y la previsión de que se incremente el riesgo, dada la mayor movilidad del verano, ha dado el paso de hacer obligatorio ese elemento de protección, ha sostenido el vicepresidente autonómico, Francisco Igea.

Ello pese a la buena incidencia del coronavirus en la Comunidad, que actualmente tiene la menor tasa acumulada de casos con síntomas en los últimos siete días y la decimotercera en catorce, con además un buen uso de la mascarilla, ha recordado el vicepresidente de la Junta, médico de profesión.

También se ha acordado la prohibición del uso compartido de dispositivos de inhalación de tabaco y ha adoptado medidas de prevención en el sector de los temporeros agrarios.

La mascarilla debe cubrir desde la parte del tabique nasal hasta la barbilla incluida, sin válvula exhalatoria salvo en los casos profesionales en los que esté indicada.

Sin que todavía se conozcan las sanciones que comportará el no cumplir con el uso obligatorio de la mascarilla, hay que llevar ese elemento de protección si se tiene más de seis años en todo momento tanto en la vía pública o en espacios al aire libre como en espacios cerrados de uso público o zonas de atención al público de edificios tanto de titularidad pública como privada cuando sea previsible la concurrencia en el mismo espacio con personas no convivientes.

También será obligatoria en todo tipo de transportes públicos o privados, excepto cuando todos los ocupantes sean convivientes en el mismo domicilio; en el caso de motocicletas o ciclomotores deberán llevar mascarilla o casco integral cuando no convivan en el mismo domicilio.

Excepciones

Se podrá estar sin mascarilla, ha explicado Casado, cuando se consuman alimentos y bebidas; durante la práctica de actividad física; en espacios de la naturaleza o al aire libre, fuera de los núcleos de población; y en piscinas, siempre que se mantenga la distancia interpersonal.

En cuanto a los temporeros del campo, deben usar mascarilla y mantener el metro y medio salvo si la actividad es al aire libre, evitar el uso de equipos utilizados por otros trabajadores, salvo que estén desinfectados.

Si el empresario facilita el alojamiento, éste contará con las medidas higiénicas básicas, incluyendo agua corriente, fría y caliente, cocina, aseo y también deberá disponer de dependencias que permitan el aislamiento de enfermos o cuarentena de sospechosos o contactos si así se precisase.

Cuando trabajen a la vez más de diez personas han de establecerse grupos o cuadrillas estables de diez o menos trabajadores, de manera que se garantice el distanciamiento permanente entre personas de distintos grupos, no debiéndose reducir la distancia de 1,5 metros ni aun usando mascarilla y evitando en todo caso el intercambio de trabajadores entre grupos.

Para la constitución de estos grupos se deberá considerar, además de aspectos organizativos de trabajo, los desplazamientos y el lugar de alojamiento, de manera que si la persona empleadora transporta a los trabajadores al lugar del trabajo, ha de tener en cuenta que si el vehículo tiene hasta nueve plazas, deberán hacer uso de mascarillas todos los ocupantes y podrán desplazarse dos personas por cada dos filas de asientos, guardándose la máxima distancia posible entre sus ocupantes.

Y en vehículos que únicamente se disponga de una fila de asientos, podrán viajar como máximo dos personas, también con mascarilla; y se evitará que compartan vehículo las personas de diferentes grupos o cuadrillas estables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios