Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sociedad

Más del 70% de las enfermedades humanas proceden de animales

  • Según los expertos, la alteración de los equilibrios naturales hace proliferar este tipo de dolencias

Un trabajador en el zoo de Roma. Un trabajador en el zoo de Roma.

Un trabajador en el zoo de Roma. / EFE

"Más del 70%" de las enfermedades humanas "en los últimos 40 años" son zoonosis -las que son transmitidas por animales salvajes al hombre- y ejemplos de ello son "el Covid-19, el ébola, el SARS o la gripe aviar, entre otros", advierte el coordinador de conservación de WWF España, Luis Suárez.

La proliferación de este tipo de dolencias "tiene que ver con alteración de los equilibrios naturales", ya que "los virus están en la naturaleza" pero en épocas anteriores ésta "diluía el impacto de las enfermedades entre los distintos organismos y especies" con un riesgo mucho menor de contagio para las personas y ahora "acaban llegando al ser humano, con el impacto que ya conocemos".

La diferencia entre escenarios pasados y el actual es "la explotación de las especies, la reducción de sus ecosistemas y los hábitos de alimentación poco higiénicos", relacionado todo ello con "la pérdida de biodiversidad" que se produce tras "la sustracción de animales de su hábitat natural para comerciar con ellos, de forma muchas veces ilegal y en mercados insalubres". En estos mercados, precisó, "los fluidos de animales vivos se mezclan con los de los muertos" y generan así "el caldo de cultivo perfecto" para que se produzca "el salto entre especies".

En el caso del coronavirus, Suárez cree que "nunca vamos a tener una prueba concluyente sobre su origen" porque los restos biológicos del mercado de animales en la ciudad china de Wuhan, considerada el epicentro de la pandemia, "ya han sido eliminados" pero "lo que sí podemos confirmar es que se trata de una zoonosis".

WWF ha analizado este tipo de enfermedades y los elementos que aceleran su expansión en un informe titulado Pérdida de Naturaleza y pandemias, en el que llega a la conclusión de que frenar el tráfico de especies, pero también la destrucción de bosques o la intensificación de las actividades agropecuarias y, en definitiva, preservar la biodiversidad, "es la mejor vacuna contra el Covid-19".

Este experto ha "indultado" a murciélagos y pangolines, especies "sospechosas" de haber transmitido originalmente la enfermedad a los seres humanos, porque "todos los animales son portadores de muchos patógenos que sólo nos afectan cuando alteramos los equilibrios naturales".

Por otro lado, "el hacinamiento de ganado dispara las posibilidades de que los patógenos pasen de un animal a otro" y ese riesgo se evita comúnmente administrado antibióticos pero "favorece la aparición de nuevas cepas resistentes a estos medicamentos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios