Sociedad

Un juez pidió protección para los niños de Godella un día antes de sus muertes

  • La abuela acudió al juzgado de guardia de Valencia la tarde previa al asesinato para trasladar sus "temores" por la situación de sus nietos.

Los agentes de la Guardia Civil registran la casa que ocupaba la familia. Los agentes de la Guardia Civil registran la casa que ocupaba la familia.

Los agentes de la Guardia Civil registran la casa que ocupaba la familia. / EFE

El juzgado que estaba de guardia en la tarde del miércoles 13 de marzo remitió a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Burjassot-Godella (Valencia) la denuncia que le acababa de presentar la abuela de los dos niños hallados muertos un día después en Godella "con objeto de que, a prevención, se tomen las medidas oportunas en relación con la situación de los menores", un niño de tres años y medio y una bebé de cinco meses.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, la abuela de los menores acudió al juzgado de guardia de Valencia el miércoles 13 de marzo por la tarde y trasladó al magistrado sus "temores" por la situación de sus nietos.

El juez recibió su denuncia, le hizo el ofrecimiento de acciones e incoó unas diligencias previas. Asimismo, en esa misma tarde remitió la denuncia a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Burjassot-Godella "con objeto de que, a prevención, se tomen las medidas oportunas en relación con la situación de los menores", de acuerdo con el TSJCV.

La abuela expresó al magistrado que estaba preocupada por los problemas psicológicos y el "extraño comportamiento" de su hija -que acabó siendo detenida junto con su pareja y se encuentran en prisión por el doble crimen- ya que le había enviado dos días antes un mensaje de whatsapp en el que daba a entender que iba a quitarse la vida.

Paralelamente, según la información del TSJCV, el magistrado acordó inhibirse de las actuaciones y remitirlas al Decanato de los Juzgados de Paterna para su reparto, al ser este partido judicial el competente para el conocimiento de los hechos.

La denuncia formulada el 13 de marzo por la abuela de las víctimas ha recaído en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Paterna, que instruye un sumario declarado secreto por dos delitos de asesinato y mantiene en prisión provisional a los padres de los niños.

Ese mismo miércoles los menores fueron vistos por última vez por una amiga de la familia que les llevó comida. La búsqueda de los niños se activó el jueves por la mañana al recibirse al menos dos llamadas que alertaban de que se habían oído gritos en la casa que okupaba esta pareja en el término municipal de Godella.

La Guardia Civil y la Policía Local comprobaron que el padre estaba en la casa, pero no la madre. Algunos testimonios indicaban que había salido corriendo desnuda, hasta que fue encontrada a mediodía escondida en un bidón.

La madre fue detenida tras revelar a los agentes el lugar donde se encontraban los cadáveres, hallados enterrados de forma separada muy cerca de la casa donde vivían con sus padres en dos espacios distintos, uno a unos 75 metros y el otro a aproximadamente 150 metros. El padre fue igualmente arrestado con posterioridad y ambos se encuentran en prisión.

La mujer tuvo que ser trasladada la pasada semana a una celda especial en Picassent, habilitada con un cristal transparente y bajo vigilancia continua de dos reclusas, después de sufrir una crisis y protagonizar un episodio violento, en el que llegó a comentar que tenía "miedo" a matar a las dos internas con las que compartía habitáculo.

En el Ayuntamiento de Godella constaba una intervención de los Servicios Sociales en la familia en el año 2016, a petición de un juzgado de Paterna, por un conflicto vecinal con la pareja aunque el expediente fue archivado.

Días antes de los hechos, el 11 de marzo, después de una llamada de un familiar a la Policía Local de Godella, dos patrullas de este municipio y de Rocafort se desplazaron al domicilio donde se comprobó que se trataba de un conflicto relacional con miembros de la familia extensa y que tanto los progenitores como los menores se encontraban en ese momento "en buenas condiciones", según informó en su momento la alcaldesa de la localidad, Eva Sanchis.

Dos días después, el miércoles, el Teléfono del Menor contactó telefónicamente con Servicios Sociales de Godella para poner en conocimiento una información facilitada por la familia extensa y se estableció una coordinación con el centro escolar donde asistía el hijo mayor, el Centro de Salud de Godella y la Policía Local, además de contactar telefónicamente con la familia extensa para ampliar la información y continuar con la intervención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios