Teletrabajo

Una buena postura también en el teletrabajo, esencial para evitar dolores

Es fundamental mantener los antebrazos apoyados en la mesa. Es fundamental mantener los antebrazos apoyados en la mesa.

Es fundamental mantener los antebrazos apoyados en la mesa.

La crisis sanitaria del coronavirus ha obligado a muchos españoles a teletrabajar durante la cuarentena. Tras casi dos meses y medio encerrados en casa, gran parte del tiempo sin ni siquiera poder salir a pasear o hacer algo de deporte, el cuerpo comienza a resentirse y empiezan a aparecer contracturas o dolores de espalda.

Hasta hace muy poco, solo el 4% de los empleados teletrabajaba y debido a la crisis, la cifra ha ascendido hasta el 90%, la mayoría de ellos sin disponer en casa de un lugar adecuado para ejercer sus funciones y a lo que hay que añadir que el teletrabajo ha hecho que se alargue la jornada laboral mucho más de lo habitual. Estas largas horas frente al ordenador pueden pasarnos factura, por eso los expertos insisten en mantener una buena higiene postural que evite contracturas y dolores de espalda.

Si con el paso de los días comienzas a sufrir molestias de espalda, los expertos nos ofrecen una serie de trucos para evitarlas y aliviarlas. En primer lugar consiste en mantener una postura correcta para trabajar. La postura óptima es sentado en una silla manteniendo tres puntos de apoyo, para ello, sentarte al final de asiento para facilitar que el tronco quede erguido, la espalda apoyada en el respaldo y los pies apoyados en el suelo.

Lo ideal es que la silla sea giratoria y se pueda regular la altura, pero si no dispones de una, usa cojines que te eleven. Es muy importante también dejar unos 40 centímetros de distancia entre la pantalla y los ojos. De esta forma, la cabeza estará en una posición natural y evitarás dolores de cuello.

Trabaja sobre una mesa que tenga espacio suficiente como para colocar los antebrazos sobre ella de manera que las muñecas estén alineadas, evitando formar un ángulo superior a 15º y haya espacio suficiente entre el teclado y las manos.

Otro truco es adaptar el lugar de trabajo a tus necesidades y estatura para que sea cómodo y te permita tener una postura adecuada y, muy importa, evita siempre usar el sofá o la cama para trabajar. Por muy cómodo que parezca, acabarás forzando el cuello con alguna mala postura y acabarás con las extremidades adormecidas y doloridas. 

Trata de hacer descansos y estirar el cuerpo cada poco tiempo. Las pausas son necesarias, por eso levántate de tu puesto de trabajo durante cinco o diez minutos cada dos horas de trabajo, así descansará la vista y podrás estirar un poco los músculos e las distintas partes de todas las partes de tu cuerpo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios