Nueva normalidad

¿Es legal el teletrabajo en la playa o en la casa de campo?

Teletrabajo en la playa. Teletrabajo en la playa.

Teletrabajo en la playa.

Con la declaración del Estado de Alarma, nos vimos abocados de un día para otro a adoptar la modalidad de teletrabajo desde nuestra residencia. Pero desde que el pasado 21 de junio volvimos a eso que llaman ‘nueva normalidad’ muchos han sido los que se han mudado a su segunda residencia y, entre todo su equipaje, se han llevado el portátil y el teléfono de empresa, para montar en la casa de la playa una delegación de su oficina.

Respondiendo a la pregunta con la que titulamos esta información: sí, es completamente legal. Si atendemos al Estatuto de los Trabajadores, éste establece en su artículo 13 que “el trabajo a distancia es aquel que se realiza de manera preponderante en el domicilio del trabajador o en el lugar libremente elegido por este”. Aunque los expertos en derecho laboral recomiendan que informemos a la empresa de nuestro desplazamiento a este otro lugar desde el que vamos a realizar nuestras labores, entre otras razones, para que la empresa conozca nuestra ubicación “para garantizar la prevención de riesgos laborales”.

La realidad es que no existe una normativa específica más allá de este artículo del Estatuto de los Trabajadores que define el concepto de trabajo a distancia y su carácter voluntario. Este es uno de los puntos conflictivos, ya que muchos empleados, aún tras la vuelta a la normalidad, siguen teletrabajando por imposición de la empresa, por lo que se podría entender que, siempre y cuando cumplas el ejercicio de tu profesión de cara a la empresa, puedes trabajar desde tu casa en la ciudad o desde la casa de campo (siempre y cuando la conexión a internet te lo permita).

La conectividad es otro de los puntos importantes a estudiar, ya que, en la mayoría de los casos, y más aún en las segundas residencias, la conexión a internet no es la misma que la de nuestro hogar habitual. Así que antes de tomar la decisión, debes comprobar si es factible que realices tu trabajo desde tu segunda residencia.

La polémica conciliación familiar

Otro de los grandes problemas que puedes encontrar si optas por teletrabajar desde la playa o el campo es la conciliación familiar. Muchos de los ‘teletrabajadores’ que han ejercido durante el Estado de Alarma aseguran que esta imposición ha sido un engaño: “las horas frente a la pantalla han sido interminables, hemos tenido que compartir el ordenador con otros miembros de la familia ya que la empresa no nos ha proporcionado los medios para poder seguir realizando nuestro trabajo y en casa solo teníamos un ordenador, atender a los niños y sus clases online... y era imposible desconectar del trabajo de esta forma”, se lamenta un empleado de una compañía que adoptó el teletrabajo casi desde el inicio del Estado de Alarma.

Al preguntarle si teletrabajaría desde su casa de la playa se muestra dubitativo, “lo haría si se respetasen los horarios y tuviese los medios necesarios para hacer mi trabajo en las mismas condiciones que en mi oficina, pero tras la experiencia de los últimos cuatro meses, no optaría por teletrabajar en mi lugar de vacaciones, eso significaría no desconectar nunca. Prefiero esperar a las vacaciones”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios