Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Tecnología

Zoombombing es el nuevo troleo de internet

Zoom ofrece conversaciones de hasta 100 participantes. Zoom ofrece conversaciones de hasta 100 participantes.

Zoom ofrece conversaciones de hasta 100 participantes.

La popular aplicación Zoom, que ha visto incrementada su popularidad a medida que crecían los países cuya población debía estar confinada en sus casas, se enfrenta a un momento difícil. Tras su éxito entre personas de todo el mundo, en su mayoría para comunicarse con amigos, familiares, recibir clases o realizar reuniones de empresa ahora que tan de moda está el teletrabajo, en las últimas semanas se ha visto afectada por el ‘zoombombing’. Este término hace referencia a los trolls o hackers que se conectan durante las videollamadas privadas para molestar a los participantes compartiendo contenido violento e incluso pornográfico.

El uso de Zoom se disparó de la noche a la mañana. La herramienta, que fue diseñada para empresas, grandes instituciones, agencias gubernamentales, universidades u organizaciones de atención médica, ha pasado a ser el nuevo facetime para las reuniones sociales. Para que se hagan una idea, a finales de diciembre del año pasado el número máximo de participantes diariamente tanto gratuitos como pagados realizados en Zoom fue de aproximadamente 10 millones, y sólo tres meses después, en marzo de este año, llegaron a más de 200 millones.

El hecho de ser gratuito y la calidad de sus llamadas es lo que ha llevado a la plataforma a ser una de las empresas que más se está beneficiando de los millones de personas que se encuentran en cuarentena en sus hogares, y los hackers (recordemos que también están encerrados en su casa y seguramente ingeniándoselas para molestar al resto de la población), han encontrado una brecha de seguridad que les está haciendo pasar las horas confinados con este nuevo pasatiempo ‘zoombombing’.

Por eso, Zoom, cuyo objetivo es ayudar a todos a mantenerse conectado, reconoce no haber sabido cumplir con las expectativas de privacidad y seguridad y el pasado día 1 de abril lanzaba un comunicado en el que se compromete a dedicar los recursos necesarios para identificar, abordar y solucionar los problemas de manera en los próximos 90 días.

Una de las primeras medidas adoptadas por Zoom ha sido que desde el pasado 5 abril requiere que los usuarios introduzcan una contraseña además del identificador de la reunión online. Además, han decido activar salas de espera virtuales por defecto para que el creador de la reunión admita personalmente a los usuarios que vayan a asistir a la reunión.