Emilio Álvarez | 'Country manager' de Realme España "Realme es la marca más competitiva en relación precio-especificaciones"

Emilio Álvarez, 'Country manager' de Realme España

Emilio Álvarez, 'Country manager' de Realme España

Nacida en 2018, la compañía china Realme llegó a España el año pasado, con un catálogo de teléfonos que se ha multiplicado en estos meses sin perder nunca de vista la apuesta de la firma para hacerse un hueco en un mercado cada vez más poblado: altas prestaciones a precios más asequibles que la competencia. Buen ejemplo de ello es el Realme C11, que presentarán la semana próxima y que saldrá a la venta por unos 100 euros.

-¿En qué punto se encuentra ahora mismo la compañía?

-A nivel global la tendencia sigue siendo afortunadamente muy positiva. Contamos con 40 millones de usuarios en todo el mundo y hemos más que duplicado los mercados en los que tenemos presencia, de 27 a 59 desde principios de año. Estamos muy satisfechos a pesar de las circunstancias que, bueno, nos afectan a todos.

-¿Y en España?

-Seguimos creciendo, tanto en ventas como en penetración; nuestro último hito es llegar a las tiendas de MediaMarkt. Realme es una marca con un enfoque muy online, así iniciamos la andadura, trabajando principalmente con Amazon o PC Componentes. A pesar del crecimiento claro de las ventas online debido al confinamiento, el retail [venta minorista, en este caso referidas a tiendas físicas] es un factor importante en el que tenemos que estar; en breve estaremos también con operadoras. Somos una empresa muy joven en España, no hemos cumplido el primer año, y creo que lo que estamos consiguiendo en este periodo tan reducido es para estar contentos, sobre todo con el entorno tan difícil que vivimos.

-¿Cómo les ha afectado la pandemia?

-Nos pilló con una presencia muy importante en el canal online, así que el impacto ha sido menor, y por eso hemos podido seguir creciendo. La pandemia afectó directamente al retail, con una paralización total, algo que no habíamos vivido hasta ahora. Si hubiésemos dependido más de ese sector lo habríamos notado más, lógicamente. Ahora, con la reapertura de las tiendas, queremos centrarnos más a ese nivel, un poco con la incertidumbre que tenemos todos, porque con estos rebrotes… De momento estamos aguantando y creciendo, y prevemos seguir haciéndolo en los próximos meses. Estamos con ganas de afrontar esta recta de final de año que, si siempre es fundamental, este año todavía más.

-Hay otras compañías tecnológicas que han tenido buenos resultados durante esta crisis sanitaria porque han aumentado sus ventas. ¿Es el caso de Realme?

-Nuestra tendencia es creciente. El smartphone está dentro de esa categoría de productos que se han demandado más durante la crisis sanitaria, aunque no tanto como impresoras o portátiles, que tienen una conexión todavía más directa con el teletrabajo, disparado por la pandemia. La verdad es que es difícil prever qué ocurrirá de aquí a final de año. Si el mercado no decrece con respecto al año pasado va a ser un verdadero logro por parte de todos los fabricantes. Las consultoras dicen que hay una demanda dormida, de gente que ha pospuesto sus decisiones de compra a esta recta final de año. Ojalá, pero veremos qué pasa.

-¿Qué planes tiene la compañía para estos próximos meses?

-La línea es seguir expandiendo nuestra actividad en el canal online, ahora más todavía, porque está claro que clientes que no eran habituales de ese canal lo han sido ahora a la fuerza. Eso ha añadido un grupo de compradores nuevos que se quedarán o que irán combinando compras online y offline. Además, seguiremos ampliando nuestra presencia en las tiendas y no cabe duda de que la disponibilidad en operadoras aumentará nuestra implantación. El otro punto en el que debemos trabajar es en afianzar la marca en España, algo que requiere tiempo. El mercado europeo y también el español son, a diferencia de los mercados emergentes, marquistas, y necesitamos seguir por esa línea.

-La próxima semana tienen programado el lanzamiento de un móvil muy económico, el C11.

-Este terminal va a ser importante para la marca. Saldrá por unos cien euros y por ese precio, con esas especificaciones, no tiene rival. Nos servirá para reforzar el catálogo de Realme, que se adapta muy bien al consumidor español porque está muy centrado en la gama media y la de entrada. Y ahora, por las repercusiones de la crisis sanitaria en la economía, muchos consumidores mirarán más por su bolsillo y por eso les puede interesar lo que proponemos.

-Pese a su indudable peso, los smartphones son solamente una de las patas de la compañía. ¿Qué novedades tienen previstas en el segmento de la AIoT, la inteligencia artificial y el internet de las cosas?

-Hasta ahora hemos lanzado productos de audio, pero se añadirán otros tan dispares como bombillas inteligentes o cámaras de vigilancia, que para los meses que vienen pueden tener ventas interesantes. Y tenemos previsto actualizar los dispositivos de audio y relojes inteligentes que tenemos ahora a la venta con nuevos modelos. La estrategia es combinar teléfonos y productos dirigidos a la AIoT. Los dos segmentos contribuyen al crecimiento de la marca y una categoría tira de la otra. Si ofreces al consumidor una gama completa de productos puede hacer que quiera comprar varias cosas de la misma marca.

-En un mercado tan saturado como el de los teléfonos móviles, ¿qué ofrece Realme con respecto a otras compañías? ¿Qué les hace diferentes?

-Creemos que Realme es la marca más competitiva en relación precio-especificaciones. Cuando iniciamos nuestra andadura lo hicimos con un teléfono de 499 euros que tenía unas características que otras marcas ofrecían en terminales de precio mucho más elevado. Por ejemplo, el Realme 6, de gama media [219 euros], incluye funcionalidades como una pantalla de 90 Hz o carga rápida que otras marcas ofrecen en el segmento superior. Además, nosotros nos dirigimos más a un público joven, con recursos más limitados y al que queremos ofrecer una tecnología por la que en otra marca tendrían que pagar un plus significativo.

-Hemos llegado a un punto en el que vemos como algo normal que un teléfono cueste mil euros, o más.

-En nuestro catálogo no tenemos teléfonos por ese precio. [Risas] Lo cierto es que cada compañía sigue sus estrategias y en Realme creemos que la nuestra es la acertada para nosotros, la que nos está permitiendo tener éxito, y ese va a seguir siendo el camino.

-¿Qué teléfonos de su catálogo se venden mejor?

-Los tres más vendidos serían el Realme 6, el 6i y el C3, todos entre los 130 y los 200 euros. Estamos empezando a vender muy bien el X50, quizás el terminal 5G más competitivo del mercado. La mayoría de nuestro catálogo está por debajo de los 300 euros, y un porcentaje alto de las ventas totales de teléfonos en España está en terminales de menos de 300 euros. Por ejemplo, con respecto al que presentamos la semana que viene, no hay una opción mejor en el mercado con ese precio y esas características. En ese segmento determinado tenemos que ser los que mejor propuesta tengamos.

-Por lo que se puede inferir de su catálogo, seguirán apostando por el 5G.

-En el 5G hay que estar, desde ya. La pandemia ha retrasado los planes de extensión de la red a nivel de operadoras, y es de ellas de quien depende. En España es Vodafone la que lidera ese lanzamiento y poco a poco se va ampliando la cobertura. Orange ya ha anunciado sus planes y también Telefónica. El año que viene será clave para el desarrollo del 5G y nosotros estaremos ahí. Va a suponer un salto mayor que el paso del 3G al 4G y traerá desarrollo y beneficios para todos, tanto para la economía como para facilitarnos nuestra vida diaria.

-¿Cómo les afecta, si es que lo hace, el conflicto EEUU-China que está incidiendo en otras compañías del país asiático?

-Por fortuna nosotros estamos totalmente al margen. No somos fabricantes de redes, lo que ya suaviza la situación. En esa guerra hay asuntos muy concretos y aspectos muy delicados que a nosotros no nos están afectando y esperamos que sigan sin hacerlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios