Legislación e IoT

La seguridad en dispositivos conectados: un reto europeo

  • Un experto en ciberseguridad de CE asegura que la transformación digital va "muy por delante" de las normativas

En apenas dos años, se calcula que habrá tres aparatos conectados por persona. En apenas dos años, se calcula que habrá tres aparatos conectados por persona.

En apenas dos años, se calcula que habrá tres aparatos conectados por persona.

El internet de las cosas, la conexión a la red de objetos cotidianos como un horno o un cepillo de dientes, supone "un gran desafío para el progreso digital" en la UE, advirtió a Miguel González-Sancho, jefe de la unidad de tecnología de ciberseguridad y desarrollo de capacidades en la CE.

"El ámbito de la seguridad digital es muy reciente para la legislación europea, cuyo foco está ahora en la cooperación entre los Estados miembros en materia de redes de la información. Todavía no estamos metidos en normas sobre la seguridad de dispositivos específicos", advirtió González-Sancho, tras una visita a Europol para hablar de esta problemática.

La CE prepara una normativa para autentificar los dispositivos en red

El internet de las cosas (IoT) incluye todos los aparatos electrónicos cotidianos con servicios en la nube que se pueden controlar con el móvil o con la voz, como encender la luz del salón, poner la lavadora, controlar el tiempo de uso del cepillo de dientes, o encender el horno de casa desde la oficina.

Se espera que para 2020 haya unos 20.000 millones de aparatos conectados a la red, casi tres por persona.

Este funcionario de la Comisión Europea (CE) señala la "dificultad" que entraña legislar y anticipar los riesgos a la seguridad que supone la transformación digital, que siempre "va muy por delante" de lo que puedan estar las normas europeas, donde el ciclo legislativo es de mínimo "un año y medio" y eso seguirá siendo así por "muy rápido que pueda ir el mercado".

La CE intenta "flexibilizar" la regulación comunitaria para que, de alguna manera, pueda adaptarse al ritmo digital y prepara una nueva normativa -que espera aprobar en los próximos meses- para autentificar en cuestión de seguridad los dispositivos que se conectan a la red.

En los ámbitos tecnológicos en general y de seguridad en particular "es muy difícil prever todo" y, a la hora de legislar, señala, se debe tener en cuenta tanto "las oportunidades de la industria" como el "interés del usuario".

En cuanto a la ciberseguridad, González-Sancho recuerda que "estamos hablando de un campo de batalla que supone desafíos particulares, como la definición de un ataque cibernético o su atribución a un actor o país determinado", dos puntos que no suelen estar claros, a diferencia de una "guerra tradicional" donde se sabe quién y cuándo ataca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios