Historias medievales

La RAI adapta 'El nombre de la Rosa'

  • La nueva versión se estrena mañana en la cadena pública italiana con una ampliación de tramas femeninas que recibieron el visto bueno de Umberto Eco

Los cuatro protaognistas de la nueva versión de la novela de Umberto Eco Los cuatro protaognistas de la nueva versión de la novela de Umberto Eco

Los cuatro protaognistas de la nueva versión de la novela de Umberto Eco / RAI

El nombre de la Rosa, la célebre novela de Umberto Eco, ha llegado al fin a la televisión pero ahora no solo se limita a aquella lúgubre abadía benedictina, sino que rebasa sus muros para explorar su contexto medieval, en el que también caben las mujeres. La nueva serie que se estrena mañana lunes en la cadena pública italiana, la RAI, consta de ocho capítulos dirigidos por Giacomo Battiato. Tras su estreno en Italia saltará a plataformas a lo largo del mundo.

Por esa razón esta serie italiana fue rodada en inglés e interpretada por un reparto internacional, entre el que destaca el estadounidense John Turturro, que da vida al sagaz monje franciscano Guillermo de Baskerville, o el alemán Damian Hardung, que encarna al pupilo Adso de Melk.

Al igual que en la novela original y su versión cinematográfica de 1986, protagonizada por Sean Connery, la ficción sigue centrada en una aislada abadía de los Alpes en 1327, en la que se suceden unos crímenes que inevitablemente tienen que ver con su gran biblioteca y el ingente patrimonio que conserva en su interior. El protagonista deberá desvelar las razones de los asesinados, que los frailes pronto vinculan al Apocalipsis, mientras media en la disputa entre los enviados del papa Juan XXII desde Aviñón y la orden franciscana, que promulgaba la herética pobreza apostólica.

Pero en esta andadura televisiva la serie El nombre de la Rosa va más allá y explora el mundo exterior del monasterio, el afán de influencia del papa instalado en Aviñón, las guerras entre los estados italianos, la trágica situación de la plebe o la cruzada contra los partidarios de Fray Dulcino, algo en lo que Eco estaba muy interesado.

La serie incluso incorpora una historia en femenino, sobre la mujer de Dulcino, Margarita de Trento, y la hija de ambos, Anna, que en la obra original, dominada por hombres, solo se menciona. La introducción de la trama de los “dulcinistas” fue aprobada por el propio Eco, fallecido en febrero de 2016 y que cedió los derechos de la obra a la RAI para rodar la serie, y eso permitió al director “salir de la abadía”. “Nos ha permitido narrar una historia paralela muy fascinante e introducir dos personajes femeninos. Un elemento que Eco sabía que iba a ser desarrollado y que le gustaba. Para que luego no nos digan que en El nombre de la Rosa original no había mujeres”, precisa Battiato.

La actriz que da vida a la noble Margarita, Greta Scarano, alabó la historia de esa secta que ayudaba a los pobres y que, recordó, “provocó una revolución en el Medievo al hablar de igualdad y del final de las jerarquías”.

La obra sigue mostrando un mundo apocalíptico y tenebroso, marcado por la contraposición entre la razón, por el asfixiante poder de la Iglesia y, sobre todo, por el celo en la custodia de la cultura y del conocimiento. Turturro, actor de la saga Transformers, Quiz Show o El gran Lebowski está feliz con sumarse a esta obra que ha inspirado a generaciones enteras, pero reconoció que la leyó solo después de recibir el guion para este ambicioso proyecto de la RAI.

La serie se ha rodado en los Estudios de Cinecittá y en localizaciones de la región de Abruzos y de Umbria, regresa casi 40 años después de publicarse la novela y 33 de la película de Jean-Jacques Annaud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios