50 años de la llegada a la Luna Tony Leblanc viajó al espacio con ayuda de la URSS

  • 'El astronauta' parodia el viaje de hace medio siglo a través de una comedia en la que un puñado de españoles consigue crear un cohete espacial, la Cibeles I

Tony Leblanc a su llegada a lo que cree que es la Luna Tony Leblanc a su llegada a lo que cree que es la Luna

Tony Leblanc a su llegada a lo que cree que es la Luna / RTVE

Un año después de llegar la NASAa la Luna los españoles estuvieron cerca de igualarles con la nave Cibeles I. Era en el cine y fue un gran éxito de taquilla que pervive en las reposiciones de Cine de barrio (e incluso en jornadas de huelga general en TVE).

Tras asistir a la retransmisión del alunizaje del Apolo XI, Pepe Fernández (Tony Leblanc), tan como nosotros, señala a la pantalla retando a los parroquianos asegurando que eso mismo de ir a la Luna él lo hace en dos patás y 8.000 pesetas (al cambio actual serían unos 2.500 euros). Una fanfarronería delirante pero aceptablemente española, que es el punto de partida de El astronauta. El siempre comercial productor Pedro Masó vio guasa de sobra en eso de equipararnos a los estadounidenses en la carrera espacial, tan impactados como estaban los paisanos con lo visto en aquella madrugada de 1969 en la Primera Cadena. Y en 1970 estrenó esta parodia que imagina cómo afrontarían unos sinceros hispánicos el desafío de un viaje al espacio.

Aquí hemos encontrado por youtube un vídeo que la resume en 6 minutos.

El Astronauta en 6 minutos

Con cierta punta malvada que perdonó la censura, a Pepe y a sus amigos de la base de Minglanillas, parodia de la base real de seguimiento de Fresnedillas, les asesora un colaborador de Lenin medio gagá, don Anselmo (el gran José Luis López Vázquez), alumno del investigador alemán Von Braun, experto en cohetes y olvidado en un geriátrico. Sutilmente la SANA española recibe ayuda de la URSS. Como todo era humor a los censores se la colaron.

Jesús Aguirre, que dirigió en La guerra de los niños a Parchís (ahora en primer plano con el documental de Netflix), se puso tras las cámaras con Antonio Ferrandis, como el empresario mecenas, y los compadres de Pepe a cargo de los impagables Antonio Ozores, Laly Soldevilla, José Luis Coll, Rafael Alonso, Saza y Paquito Cano Locomotoro. Un plantel de Hollywood nacional para tomarse con retranca la gesta del Apolo 11.

A estas alturas no es spoiler: ya sabemos todos que Pepe termina aterrizando en Almería, durante el rodaje de un western, pero con la popularidad en Minglanillas pegan un pelotazo urbanístico cuando todavía no había llegado ni la crisis del 73. Un desenlace la mar de profético.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios