Tecnología

El 4K es un asunto pendiente en el audiovisual español

  • SES presenta sus novedades en Ámsterdam y solicita para España una amplitud tecnológica para la televisión en abierto

Dos asistentes del IBC holandés contemplan la final del Mundial 2018 en calidad 8K Dos asistentes del IBC holandés contemplan la final del Mundial 2018 en calidad 8K

Dos asistentes del IBC holandés contemplan la final del Mundial 2018 en calidad 8K

El 4K aún tiene pendiente instalarse de verdad en nuestro país. De hecho no existe todavía ningún canal español en la máxima resolución comercial y las limitaciones técnicas de un soporte como la TDT  alejan ese previsto afianzamiento de la Ultra HD. El segundo dividendo digital,  en 2020,  con un nuevo recorte en el espectro en abierto, no viene a mejorar el panorama.

La Ultra HD, calidad con la que se emitieron partidos del pasado Mundial en el resto de Europa, es todavía un futuro imperfecto que obliga al usuario, por ejemplo, a una conexión excelente  (más de 20 megas) para no sufrir interrupciones a través de la fibra. En la TDTno hay por ahora espacio para tanta exigencia de emisión y el satélite sigue presentándose como la mejor opción para impulsar el 4K y para llevar las prestaciones de internet a cualquier rincón.

La compañía luxemburguesa de satélites SES suministra en España a Movistar + la señal por satélite y esta empresa ha presentado en la feria audiovisual de Ámsterdam, el IBC, sus novedades que pasan por el rendimiento de su sistema de satélites O3B (funcionan desde el Ecuador a 8.000 kilómetros, muy por debajo del resto de satélites de transmisiones) que han permitido multiplicar por 500 la capacidad de transmisión del servicio de red en cruceros, barcos de mercancías y aviones. “Fibra en el cielo” es la comparación sobre estas prestaciones del servicio de  O3B.

Ferdinand Kaiser, CEO de SES Video, destaca la fortaleza del satélite en la difusión de eventos en directo y su papel relevante entre los espectadores, como sucede entre la clientela de Movistar + desde hace años. 

En lugares como Estados Unidos, en complemento al cable, y en África, donde son deficientes las coberturas terrestres, el satélite es presente y futuro por su carácter decisivo y su facilidad de acceso.  Desde SES también insisten en la capacidad de complementar la cobertura y prestaciones de la TDT española, donde por decisiones políticas se ha tenido apartada a esta tecnología. La compañía de satélites sugiere que ante la próxima década se trabaje por fin en “televisión digital” en abierto ampliando las posibilidades más allá de lo “terrestre”, como sucede en países como Alemania o Francia.

El futuro, además, viaja muy deprisa en lo audiovisual. En Ámsterdam se presentan en estos días los avances del 8K, el siguiente paso en la máxima resolución de imagen y sonido. Una calidad que para el usuario español se antoja por ahora muy remota, con una experiencia sorprendente. La cadena pública nipona NHK  presenta en Ámsterdam la final del Mundial 2018, entre Francia y Croacia, como uno de los contenidos ofrecidos en 8K junto a varios conciertos y documentales artísticos. En esta ultra-ultra HD la resolución en píxeles multiplica por 16 la alta definición por lo que en grandes pantallas la calidad de imagen es de absoluta realidad. Con el 8K la transformación de las pantallas también en ventanas del hogar supera en posibilidades lo que se concebía en la ciencia ficción años atrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios