Pantallas y cocineros

El chef más televisivo, Jamie Oliver, se arruina

  • Una auditora se encarga de su cadena de restaurantes tras entrar en concurso de acreedores

El cocinero Jamie Oliver en la preparación de una de sus recetas televisivas El cocinero Jamie Oliver en la preparación de una de sus recetas televisivas

El cocinero Jamie Oliver en la preparación de una de sus recetas televisivas / EFE

Con permiso de su paisano (escocés) Gordon Ramsay,  (lo entrevistamos en este periódico), es el cocinero británico más conocido en todo el mundo. En el Reino Unido se come mal en las casas, pero en materia de restaurantes son una potencia de renovación.

Uno de los pilares divulgativos es Jamie Oliver, con una carrera meteórica a sus 43 años y un afán por descubrir y difundir como pocos en la pantalla además estar implicado en los menús de los colegios de su país. Su éxito en sus series documentales de viajes y espacios de recetas rápidas contrasta con sus negocios en los fogones.

Su  empresa de restaurantes se encuentra en quiebra, en concurso de acreedores, y el propio Oliver tuvo que desembolsar de sus ingresos televisivos para que esta ruina no le lleve a él por delante personalmente.

Sus espacios  se han visto en España por La 2 y sobre todo por Canal Cocina, donde se ha estrenado todo lo que ha realizado este inquieto cocinero cuyos padres aún siguen regentando un pub en el condado de Essex. La compañía de Oliver anunciaba este martes  la designación de una auditora para que sanee las cuentas y venda los locales, 23 restaurantes repartidos por Europa, Norteamérica, Oriente Medio y Australia con la firma Jamie Oliver además de  Barbecoa y Fifteen. “Quisiera agradecer a todo el personal y a los suministradores que han puesto el alma y el corazón en este negocio durante más de una década. Me doy cuenta cuán difícil es esto para todo el mundo afectado”, admite el cocinero, que aunque se siente muy querido por sus seguidores, en sus casas y en las mesas, la gestión de  ha fallado de manera estrepitosa. Su objetivo por la calidad, con el precio que conlleva, no ha sido entendido del todo por el gran público británico. 

Ya el año pasado se cerraron 12 locales y la compañía en quiebra reúne a 1.300 de trabajadores. Oliver abonó 15 millones de euros de su fortuna personal para  enjugar deudas en primera instancia del negocio de su cadena de restaurantes.  Este chef se hizo popular (viral) en España por su polémica receta de paella con chorizo, lo que despertó bromas en las redes. Pese a este lapsus imperdonable para los valencianos,  ha sido un divulgador de los productos y recetas de España a través de su pasión por Italia, inculcada en sus inicios por parte de su  mentor,  Gennaro Contaldo, que ha aparecido también en sus programas. Ahora Jamie (cuestionado a vecespor su abuso de las manos en la comida) debe replantearse su trayectoria, su marca y su futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios