Entrevista a Ángel Martín "Hay que distinguir entre broma y falta de respeto"

  • 'Dar cera pulir #0' recorre con ironía los contenidos de Movistar  + a través de la pareja de Patricia Conde y Ángel Martín. La entrega es semanal, los martes, con parodias de los programas criticados

Patricia Conde y Ángel Martín en su nuevo programa de  #0

Patricia Conde y Ángel Martín en su nuevo programa de #0 / Movistar

Con el espíritu de Sé lo que hicisteis, Patricia Conde y Ángel Martín regresan a Movistar + con Dar cera, pulir #0 donde cada martes critican los contenidos de sus canales y parodian sus programas.

–Regresan tras reencontrarse en Wifileaks, ¿cómo les fue?

–Todo en la vida depende de tu punto de vista. Puedes analizar que Wifileaks sólo ha durado dos años o que sin embargo duró mucho más de lo que pensábamos en principio. Sirvió para ver que esta pareja seguía funcionando y que manteníamos el pulso de la comedia. Un diario de actualidad tecnológica era muy complicado. Aprendimos mucho y el equipo era increíble. Pero el formato era complicado de mantener durante mucho tiempo.

–¿Y ahora vuelven a la crítica?

–Este programa demuestra que algún directivo de Movistar no está bien de la cabeza. Han decidido que les demos caña a ellos mismos Nos dijeron ¿qué os parece que vengáis a contar lo que pensáis sobre lo que estamos haciendo? Pues nos parece bien si estás fuerte y aguantas.

–En Movistar van a tener trabajo de sobra.

–Sí, hay suficiente. Otra cosa es que quieran denunciarnos.

–¿Ahora nota que hay más competencia para reírse de los demás, pero estamos en un tiempo raro donde siempre hay alguien por ahí que se ofende?

–Cuando me paro a pensar creo que estamos en los tiempos de siempre pero le hemos dado un altavoz más grande a la gente que se ofende que a la que no. La comedia ha sido siempre la misma, pero de pronto a la gente que le gusta se ve superada por los pocos a los que se ofenden. La gente no se para a pensar en el contexto de las bromas. Como cómico te metes en una burbuja.

–Usted es experto ¿Cómo se aísla uno de los ofendidos?

–Uno debe tener claro que hay que distinguir entre la broma y la falta de respeto. Si hay cosas que te molestan a ti, a título personal, no puede ser el criterio general porque tengas menos sentido del humor. La gente se olvida que los cómicos nos enfrentamos de otra manera a la vida. Una vez hice una broma sobre el ictus y me dijeron que qué sabría yo. Les dije que me acompañaran al hospital, donde estaba mi padre: intento reírme de lo que me pasa porque me ayuda. No pienso en ese momento si molesto o no.

"Le hemos dado un altavoz más grande a la gente que se ofende que a la que no"

–En este país aún estamos marcados por la cultura del chiste y que lo demás no es comedia.

–El humor para mí es una herramienta de descomprensión. Por mal que estés si eres capaz de encararlo con una sonrisa, con un pensamiento que te haga sonreír, ya te enfrentas de otra forma al problema. Podrás así reenfocar. Estamos muchas veces viendo las cosas desde el cabreo y no salimos de ahí. Yel humor, con una broma, nunca va a empeorar el panorama.

–¿Qué le parece cuando siguen ahí sus personajes de SLQH como Jorge Javier, Kiko Rivera?

–Ya me he desconectado por completo de ese mundo. Hay cosas que te enteras sin querer, pero son personajes que no me interesan.Para mí son el pasado. Están superados. Tan superados como un premio en pesetas. En 2019 los códigos han cambiado aunque haya gente que les guste. Los quiero ver a todos dentro de diez años.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios