Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Docuserie en Amazon

¿Por qué no gusta la serie de Sergio Ramos?

  • 'El corazón de Sergio Ramos', en Amazon Prime Video, puede tildarse que peca de sosa, plana y falta de sorpresas y de naturalidad

Tráiler de 'El corazón de Sergio Ramos'

Bastante sosa. O plana. O aburrida. No sé. Si tuviera que elegir un solo calificativo para la serie que Sergio Ramos protagoniza en Amazon Prime Video sería alguno de los anteriores. Cuando en una docuserie de tan solo ocho episodios que no llegan a la media hora de duración hay que pulsar en la línea del tiempo para avanzar y saltarse algunos fragmentos, es que el objetivo no se ha logrado del todo.

Es cierto que lo del fútbol no me interesa demasiado. Pero tengo la sensación de que los aficionados a este deporte tampoco encuentran en este producto lo que esperaban, y más teniendo en cuenta que lo protagoniza uno de los deportistas más influyentes del país. Los capítulos se quedan en la superficie.

Hay un poco de todo. Fútbol, familia, orígenes, sacrificios, Madrid, Sevilla, Real Madrid, Selección española. Pero nada llega a enganchar. Ni su relación con Pilar Rubio (para qué nos vamos a engañar, es uno de los temas que más llama la atención), consigue mantener al espectador ante la pantalla.

Probablemente por la falta de naturalidad que muestra la pareja mientras les están grabando. Algo normal teniendo en cuenta que no es lo habitual, pero que deja con ganas de más.

Probablemente la intención del jugador del Real Madrid al prestarse a hacer este proyecto llamado En el corazón de Sergio Ramos era que se le conociera un poco más, mostrarse cercano y sumar un éxito más a su amplia lista. Sí que ha logrado lo de que pese a ser una estrella del deporte se perciba de él una imagen más cercana. Pero falta un toque de humor o diversión que requiere cualquier serie de este género. No hace falta ser como Las Kardashian, Las Campos, Ana Obregón o Tamara Falcó. Ni mucho menos. Pero tampoco hay que mostrarse tan lineal. Otro ejemplo de este tipo de formatos fue el que hace unos años protagonizó Dabiz Muñoz en Cuatro. Este sí puede asemejarse más al del futbolista sevillano. Sin duda el del marido de Cristina Pedroche sale ganando. Muñoz se implicó al máximo, mostró las diferentes parcelas de su vida sin cortarse, dando muestra de las complicaciones y alegrías de su día a día sin esconder sus emociones. Y la de Ramos no cuenta con nada de esto, al menos no de forma tan profunda.

El problema de una serie de este tipo y con un protagonista de su talla es que genera muchas expectativas. Y cuando las expectativas no se cumplen, el fracaso es mayor. Si en un futuro hay más temporadas tendrán que trabajar mucho más en esa parte. De lo contrario, poco más queda por mostrar de una vida que probablemente sea mucho más intensa e interesante de lo que han reflejado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios