Unicaja

Augustine resopla

  • El norteamericano sigue afectado de molestias en la rodilla y ante el Betis no llegó a jugar cinco minutos

  • En el cuerpo técnico se es cauto y tras la llegada de Livio se le podría dosificar

James Augustine camina hacia el banquillo con la mirada al suelo durante un partido. James Augustine camina hacia el banquillo con la mirada al suelo durante un partido.

James Augustine camina hacia el banquillo con la mirada al suelo durante un partido. / javier albiñana

La parte decisiva de la temporada ha cogido al Unicaja con el pie cambiado. En enero se veía a un equipo lanzado y pese a la derrota en Copa se siguió creyendo incluso en el pase al Top 8 de Euroliga, pero entonces se juntó todo. Lesiones, cansancio y malas decisiones que tienen al equipo fuera de la competición continental antes de tiempo y levantando ciertas dudas en ACB. El primer apunte, el de las lesiones, es el que en este momento más preocupa y por ello se ha entrado en una fase de cierta cautela. No se quiere arriesgar con nadie, menos con James Augustine, al que las molestias de rodilla siguen trayendo de cabeza. Y sin Shermadini, él y Viny son los únicos pívot a las órdenes de Plaza.

El problema de Augustine viene de atrás. Empezó a sentir molestias en la rodilla y estuvo, al igual que Shermadini, con el traumatólogo del equipo José Nogales para descartar algún tipo de lesión importante, en su caso en el menisco. El georgiano sí se haría días después una resonancia magnética al no remitir la molestia, pero con el de Michigan se transmitió tranquilidad. Así las cosas, ha venido jugando a lo largo del mes con normalidad. Ha promediado 23 minutos en cinco partidos Euroliga y venía en el mismo registro en ACB, en números habituales (7.5 puntos, 7.1 rebotes y 13.5 de valoración) hasta este domingo, cuando se quedó la mayor parte del encuentro en Sevilla ante el Betis en el banquillo.

Augustine apenas disputó cuatro minutos en San Pablo. El sábado no entrenó y fruto de ello respiró después de algo más de cuatro meses en los que nunca ha estado por debajo de los 14 minutos en pista. Solo se ha perdido un partido en toda la temporada -contra Efes, en octubre- y la última vez que anduvo por debajo del mencionado registro fue en noviembre, en la sonrojante derrota en Madrid (89-57), donde solo pasó tres minutos en el parqué del WiZink Center. Es, además, el que más tiempo ha jugado de todo el equipo (1.137 minutos) y el segundo en la rotación (21) por detrás de Nemanja Nedovic (23). Datos que hablan de lo capital del jugador para el Unicaja a sus 34 años y que, por tanto, invitan al cuerpo técnico costasoleño a no querer forzar en vistas del complicado estado del norteamericano.

Ayer entrenó con el equipo, pero anda en una dinámica irregular. Hay días en los que puede completar la sesión sin problema y otros en los que solo puede estar en parte de ella, según le deje la rodilla. Plaza hablaba la semana pasada con lógica preocupación sobre su estado. "Llegó a Málaga y está cumpliendo todo lo que hablamos, lo de ser un jugador muy importante en el equipo. Han mejorado sus números, su rendimiento y es un tío muy importante dentro del engranaje del vestuario. Que tenga este tipo de dolencias es muy malo para el equipo", decía el técnico.

Livio Jean-Charles llegó para suplir la baja de Shermadini sin ser específicamente un pívot, pero al menos era otro efectivo para el juego interior cajista. Sirve para quitar minutos a Brooks, Suárez y a este Augustine entre algodones. Ahora viene otro tramo de mucha dificultad, con partidos fundamentales para la ACB, sin olvidar a Olympiacos y Fenerbahçe en Euroliga pese a estar el Unicaja eliminado. El francés, que se estrenó con el Betis, tendrá que aprovechar la semana para entrar rápido en dinámica y subir en rotación. Augustine necesita un respiro y se le empezará a dosificar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios