Unicaja

Los Ball y un feudo majestuoso

  • La visita al Zalgirio Arena dejó estampas curiosas en un escenario que cautiva por su grandeza

Viny Okouo, con LaVar Ball en Kaunas. Viny Okouo, con LaVar Ball en Kaunas.

Viny Okouo, con LaVar Ball en Kaunas. / m. h

La expedición del Unicaja llegó a las 2 de la madrugada del viernes al sábado a Barcelona, descansó y entrenó a las 13:00 horas para desentumecer. Hará hoy una última sesión de trabajo por la mañana para perfilar detalles. A Málaga volvió Soluade en el mismo avión en el que había llegado antes Jeff Brooks. Los otros 11 jugadores serán los mismos que estuvieron en Kaunas.

El equipo regresó con el mal sabor de boca de la derrota pero con una grata sensación de Kaunas, un lugar donde se venera el baloncesto. En la expedición fueron aficionados y un núcleo de patrocinadores del club que dieron más calor al viaje a tierras lituanas. Visitar el Zalgirio Arena y ver cómo se vive el deporte en el pequeño país báltico merece la pena. Tiene más de 15.000 plazas, llenadas hasta los topes el viernes. El homenaje a Joan Plaza antes del partido también impactó entre los aficionados cajistas. La ovación al técnico cajista, el obsequio y toda la liturgia previa al encuentro dejó claro que no era un lugar más para ver el baloncesto.

Como remate, apareció por el partido la excéntrica familia Ball. El padre, LaVar, estuvo con sus hijos LiAngelo y LaMelo, hermanos de Lonzo, que desde este año está en los Lakers. Los pequeños de la familia juegan desde hace unas semanas en el modesto Vytautas Prienai de la competición lituana. LaVar ha zarandeado el establishment de la NBA con declaraciones explosivas y actitudes excéntricas. Ha llevado a sus hijos a Lituania para seguir su formación y hay un show mediático alrededor bastante importante. Los jugadores del Unicaja coincidieron con la familia en las entrañas del pabellón. Algunos, como Viny Okouo, no dudaron en sacarse una instantánea con la peculiar familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios