unicaja

Cupos hasta 2020

  • El club se asegura cumplir el reglamento que impone la ACB por los próximos dos años

  • El fichaje de Jaime Fernández da holgura y recupera la apuesta por el jugador nacional

Jaime Fernández, en su presentación como jugador verde en el Campus de la Fundación Unicaja. Jaime Fernández, en su presentación como jugador verde en el Campus de la Fundación Unicaja.

Jaime Fernández, en su presentación como jugador verde en el Campus de la Fundación Unicaja. / JAVIER ALBIÑANA

A la hora de confeccionar una plantilla existen varias líneas maestras a las que ajustarse. Una de ellas son los cupos, que la ACB exige cuatro en cada convocatoria de 12 jugadores. Un quebradero de cabeza en muchas ocasiones para los equipos, que no encuentran piezas de valor con ese sello. Estuvo hábil el Unicaja, que contará con cinco efectivos con la mencionada condición. Ese perfil lo cumplen Alberto Díaz, Jaime Fernández, Dani Díez, Carlos Suárez y Viny Okouo. Es importante la cantidad, pero también la prolongación del vínculo. El club de Los Guindos se aseguró cumplir con la normativa para los dos próximos cursos.

El base firmó el verano anterior una ampliación de contrato, que le vincula con el equipo verde hasta 2021. El pelirrojo lleva ya tres temporadas completas en el primer equipo, un jugador que facilita la identificación de la grada y que otorga esa pertenencia malagueña que quedó huérfana tras el adiós de Berni Rodríguez. En dinámica ascendente, su temporada ha sido de constante crecimiento. Se adaptó al nivel Euroliga y consiguió debutar en partido oficial con la selección española.

Okouo es con el que existen más dudas a corto plazo ya que acaba contrato en 2019

A las órdenes de Sergio Scariolo coincidió con Jaime Fernández. El madrileño ha sido una de las apuestas más decididas en la época reciente, la dirección deportiva cree en él como uno de los jugadores nacionales con más proyección. Con el escolta existe compromiso hasta 2021 también, un contrato de tres años para amortizar el importante desembolso para acometer su llegada a Málaga.

Díez amplió su contrato hasta 2020. La siguiente será su cuarta temporada en el Carpena, aunque aún no ha conseguido mostrar con continuidad el nivel que encandiló para acometer su incoporación. No obstante, en el club aún se confía en las posibilidades del alero, que tuvo algunos picos altos de juego. Por condiciones físicas debe ampliar su catálogo ofensivo y en ello trabaja. En este curso afronta otro examen importante, también en lo mental, con la repetición de la fórmula de los treses.

También aparece en la plantilla de Casimiro Carlos Suárez. El capitán llegó de la mano de Plaza y lleva un lustro en el Unicaja. El estío anterior firmó un 2+2, aunque, a priori, parece improbable que no cumpla esos cuatro años. Su identificación con la ciudad es total -de hecho compró una casa hace unos meses- y es una de las banderas del equipo.

Completa el quinteto de cupos Viny Okouo. A corto plazo su situación es la que genera más incertidumbre. El congoleño termina contrato el 30 de junio de 2019 y según afirman fuentes de su entorno aún no ha habido negociaciones con el Unicaja para ampliar su contrato. Con Plaza le faltó continuidad, aunque bien es cierto que su actitud tampoco fue la idónea en algunos tramos. El técnico manchego aseguró abrirle hueco en la rotación si se gana minutos con trabajo. La pista dictará sentencia con su futuro. En caso de que no siga, un escenario que aún tiene mucho recorrido, el Unicaja tiene cubiertas las espaldas con los cupos hasta 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios