unicaja

Destellos en la penumbra

  • El Unicaja acaba la pretemporada con una amplia victoria ante el Betis que tampoco permite ver el estado de cocción del equipo

  • Kyle Wiltjer (20 puntos), máximo anotador

Lessort realiza un mate en el aro bético. Lessort realiza un mate en el aro bético.

Lessort realiza un mate en el aro bético. / mariano pozo / acb photo

El Unicaja acabó la pretemporada con un impulso favorable. Nada más se puede extraer de la paliza que le endiñó al Betis (102-65), un tanto engañosa porque la mitad de los casi 40 puntos de diferencia se labraron ya en el último cuarto, con el equipo sevillano con los brazo bajados. Antes, fue un buen test para que muchos jugadores cajistas cogiera confianza. 11 jugadores acabaron con ocho puntos o más valoración, ocho con 11 o más. Sólo Viny Okouo siguió en esa línea confusa que ya le ha merecido un toque público de Casimiro. El resto tuvo algún momento brillante en alguna de las dos canastas sin que tampoco se pudiera tirar cohetes. Un Betis de influencias malagueñas estaba bajo mínimos en su juego interior y el Unicaja cimentó ahí un triunfo grande.

Vale la victoria para ratificar la primacía andaluza. Por primera vez en muchos años está solo en la ACB el equipo malagueño, una mala noticia para el baloncesto andaluz. Y la diferencia de categoría se notó. Juanma Rodríguez y Curro Segura han ensamblado, a falta de algunas piezas en el interior que el mercado aún no concedió, un equipo con sello LEB, con experiencia ahí y privilegiando el conocimiento de la categoría. Quizá más que en ese juego interior cojo, o tanto como en él, se notó el escalón en el puesto de base. Marcó desde ahí la diferencia el Unicaja, sin que Costa y Rodríguez estuvieran cómodos en ningún momento.

11Jugadores. Valoraron por encima de ocho puntos o más en el Unicaja

El Unicaja insistió en la idea que promulga Casimiro de correr primero y pensar después. Para ello hay que dominar el rebote. Cuando lo consiguió, el juego fluyó. Pero hay que buscar más alternativas y ahí emergió Kyle Wiltjer, que ofreció un recital en el primer tiempo. Tiene un don para meter, es indudable, el ala-pívot canadiense. Hay que verle en contextos más hostiles. Pero cuando tiene espacio para tirar es letal. Metió 18 puntos en el primer tiempo con sólo un fallo en el tiro. No es un jugador unidimensional con el triple, es capaz también de anotar cerca del aro y de correr con sentido. Protagonizó el primer tiempo, fue quien permitió agrandar la diferencia (44-33 al descanso) ante un Betis que sí fue combativo en la primera mitad. Su escolta Dee es un jugador a vigilar, parece carne de ACB a no mucho tardar.

Más allá de Wiltjer, detalles de varios jugadores. Con el viento a favor se fueron sumando a la causa aunque el canadiense fue quien infló las velas. Hubo minutos interesantes en el segundo tiempo cuando Roberts y Jaime Fernández compartieron pista. Ambos tienen capacidad para crear o decidir y conforman una amenaza interesante a la que Alberto Díaz da su consabida capacidad defensiva como complemento. Pero también se le ve al malagueño arrojo para lanzar pases de pista a pista o para correr sin miedo hacia al aro rival en situaciones en las que antes usaba el freno de mano.

En el interior, Shermadini y Lessort acabaron haciendo números por percusión. Quien sepa o pueda correr se beneficiará de puntos gratis con la idea del entrenador, que promueve cambios y el uso de los 12 jugadores.

La diferencia creció y se multiplicó en un último cuarto que derivó en festival. Metió muchos triples el Unicaja, sin forzar demasiado. Tiene rango de tiro exterior en muchos jugadores, no tantos se pueden crear el tiro con facilidad. Insiste Casimiro en el manejo y el uso de los espacios para mejorar ese porcentaje de tres que siempre determinan partidos y tendencias. Roberts y Jaime Fernández deben ser los principales abrelatas. Mientras tanto, se presume otra intensa pelea por minutos en el puesto de tres.

Se acabaron las pruebas y el próximo viernes ya hay balas de verdad ante el Valencia Básket. De momento, no existen certeza de en qué punto de cocción está el Unicaja de Casimiro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios