Unicaja

"En Europa hay menos espacio para jugar que en la NBA"

  • El base de Ohio habla tras sus primeras semanas en Málaga y se muestra ansioso por el inicio de la competición

  • "Hemos hecho progresos como equipo e individualmente", señala el norteamericano

Roberts, en la pista central del Carpena. Roberts, en la pista central del Carpena.

Roberts, en la pista central del Carpena. / fotos: javier albiñana

Brian Roberts (Toledo, Ohio, 1985) empieza una aventura más en su quinto país. Tras su Estados Unidos natal estuvo en Israel, Alemania y Grecia. Por medio, más de 300 partidos en la NBA, al lado de varios all star y de jugadores del máximo nivel. Hay satisfacción en el Unicaja por cómo ha llegado Roberts, su actitud para el trabajo. Aterrizó en Málaga un día por la mañana desde Estados Unidos y por la tarde ya hacía trabajo en pista, sin adaptaciones ni jet lag. Ha dado muestras de su calidad en los primeros partidos de pretemporada, especialmente ante el Olympiacos en Benalmádena. Pero Roberts es de los que piensan que la pretemporada vale sólo para conjuntar al equipo, no para sacar conclusiones. Se confiesa ansioso por que comience la competición oficial. Tiene buenas sensaciones sobre el nivel de la plantilla y sobre lo que puede ofrecer en la temporada. Es el jugador más veterano de la plantilla (33 años en diciembre) y asume que debe ser un hombre relevante. Le seduce ese rol más importante.

-Primeras semanas en Málaga. ¿Cómo se siente a una semana del inicio de la competición?

Podemos funcionar bien como equipo, hay una buena mezcla de jóvenes y veteranos, fuerza y experiencia

-Me siento bien. Trabajamos duro las dos primeras semanas, después se fueron muchos compañeros a las selecciones y ahora vamos otra vez acelerando. Intentando coger la forma, poniendo nuestros cuerpos listos para competir al baloncesto de máximo nivel. Hemos hecho progresos como equipo e individualmente. Y eso está bien.

-¿Le gustan las primeras impresiones sobre la plantilla?

-Sí, mucho. Pienso que podemos jugar buen baloncesto y competir duro, tenemos una buena mezcla de jóvenes y veteranos, fuerza y experiencia. Creo que podemos funcionar bien como equipo y espero ya con ganas el inicio de la temporada. Hemos estado una semana con los chicos jóvenes, fue una experiencia curiosa jugar con chicos de 16 o 17 años, ellos nunca lo olvidarán. Para ellos jugar contra Olympiacos o Real Madrid fue increíble.

-¿Llegó ya su familia?

-No, lo hace en breve. Vendrán mi mujer y mis tres hijos. Tienen 10, 5 y 4 años. Niña, niño y niña. Ellos se mueven conmigo, ya estuvieron en Atenas el año pasado. Y ahora vendrán a Málaga. Es una gran ciudad, cómoda para ellos. Es una de las razones por las que elegí jugar aquí. Sé que es una ciudad buena no sólo para el baloncesto sino para mi familia.

-Contó en su presentación que tuvo un feeling especial las veces que vino.

-Cuando vienes a un sitio para jugar estás sólo dos días. Ahora que llevo unas semanas esas sensaciones se han ratificado. Estoy encantado de jugar para el Unicaja, en esta ciudad, para estos fans. Será mejor cuando empiecen los partidos y cojamos ritmo de competición.

-¿Qué tal el entrenador?

-Buena impresión. Habla con todos, en español sobre todo (risas). Intento mejorar mi español. Estudié en el instituto y comprendo algunas conversaciones, un poquito (suelta varias expresiones en castellano). Espero mejorar pronto. En serio, el entrenador nos empuja a ser mejores. Tenemos que compartir la bola, correr. Son las ideas que nos comunica.

-¿Hay que esperar un juego rápido?

-Es el objetivo, jugar rápido, con transiciones y contraataques. Mover mucho el balón más que botar, jugar para conseguir un buen spacing. Todo es importante para conseguirlo. Creo que nuestro equipo es capaz de jugar rápido por sus cualidades.

-Hay varios jugadores capaces de jugar como uno y dos en la plantilla. ¿Se siente más cómodo en alguna posición?

-No me importa en un sitio u otro. No es tan diferente, podemos jugar ahí varios jugadores, de uno o de dos. Varios jugadores podemos jugar el 1x1, pick and roll o tomar decisiones. A mí no me importa jugar en un sitio u otro, se trata de ganar y jugar lo mejor posible.

-Tiende el baloncesto a que se difuminen esos puestos

-La posición no importa realmente y se tiende a que los jugadores sean capaces de jugar en varias. En esencia, buscas jugadores exteriores que driblen y hagan jugar, que jueguen el pick and roll y puedan tirar. Si lo tienes, puedes jugar por fuera.

-Jugó en Israel, Alemania, Grecia, ahora España. ¿Haber jugado en varios países le puede ayudar a la adaptación a la ACB?

-Creo que sí. Hace tiempo que jugué en Israel y Alemania, pero sí, creo que ya he pasado antes por eso. Sé lo competitiva que es la ACB, tengo ganas de jugar en ella. Es un reto para mí hacerlo bien aquí.

-En la NBA ha jugado con grandes jugadores como Anthony Davis en Nueva Orleans o McCollum en Portland. ¿Qué aprendió de ellos?

-Lo primero que aprendí es lo buenos que son (risas). Es divertido verles cada día, cómo entrenan con ese nivel de talento, es impresionante. Pero al final te quedas con lo mucho y duro que trabajan. Ellos están en ese nivel por varias razones, no sólo por su talento. Intentaba verles, mimetizarte con ellos, ver cómo piensan, por qué trabajan esto o lo otro para mejorar su juego. Fue un placer. Por ejemplo, en el Olympiacos también coincidí con Spanoulis, que es otro gran jugador, toma la correcta decisión siempre, tiene un gran talento. Fue un lujo, hace el juego más fácil a sus compañeros. El talento es una gran cosa. Pero trabajar para desarrollar ese talento depende de cada uno. Si no lo trabajas, no sale todo lo que tienes dentro de ti.

-¿Ve grandes talentos que puedan desarrollarse en este Unicaja?

-Sí, pero deben tomar las decisiones correctas para llegar. Pero sí, potencial hay en varios jugadores para llegar al más alto nivel.

-En la década anterior parecía que se acortaba, ahora que se abre. ¿Hay un hueco muy grande entre Europa y la NBA?

-El estilo de juego es la principal diferencia. Los jugadores, mirados individualmente, son más atléticos y pueden hacer más cosas en la NBA. Pero se debe en buena parte al espacio que hay. En Europa los espacios son más reducidos, la forma de jugar te niega tanto campo libre como existe en la NBA. Así que te tienes que adaptar a ese baloncesto diferente, tanto si vas a un lado como al otro. Hay diferencias entre los dos baloncestos, sin duda.

-Vimos que estaba en un programa de ayuda a jóvenes desfavorecidos en Toledo, allí en su Ohio natal. ¿Se siente en deuda?

-Es algo importante que la gente en mi posición ayude a los chicos jóvenes. Porque cuando era un chico ojalá alguien me hubiera podido ayudar, no sólo de manera material, sino también con apoyo humano. Intento ayudar a la ciudad en la que nací. Es quizá algo insignificante, pero pienso que los chicos merecen esa ayuda y ese esfuerzo personal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios