Unicaja

Jaime se pulveriza hasta a sí mismo

Jaime Fernández. Jaime Fernández.

Jaime Fernández. / j. albiñana

Como si fuera uno de los pistoleros de los mismísimos Warriors, Jaime Fernández se desató en la cancha del Fuenlabrada. El escolta del Unicaja, que todavía está tomándole las medidas a su camiseta verde, cuajó una exhibición en la que pulverizó récords históricos. Incluso se batió a sí mismo.

Uno tras otro fueron cayendo triples, llegando a rozar números obscenos con un seis de siete al alcance de muy pocos tiradores. Pero no actuales, sino de los de siempre. Terminó con esos ocho triples anotados después de 11 lanzamientos. Con eso ya ha escrito una nueva página en la historia del Unicaja, donde ha batido el récord en ACB. Se cuela en ese particular Olimpo formado por Omar Cook (2009), Louis Bullock (2004) y Tomás Jofresa (1997). Pero estos tres, que no son tres hombres cualquiera, se quedaron en siete. Thomas Kelati sí anotó más como cajista, nueve de 19 intentos, pero en un encuentro de Euroliga.

Punto tras punto, Jaime Fernández no se conformó con invitarse a entrar en la leyenda malagueña, también dejó atrás su tope anotador histórico en un partido de la Liga Endesa. 28 puntos que sirven para mejorar los 26 que consiguió en un encuentro en Bilbao allá por 2015. En aquella ocasión dejó también su valoración en 27 puntos, cinco menos de los que logró acumular ayer en tierras madrileñas. Dos jornadas ha tardado Jaime Fernández en ponerse bajo la lupa de todo el baloncesto español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios