Unicaja - FC Barcelona

El contador paró en 73

  • El Unicaja recibe por primera vez en mucho al Barça sin Juan Carlos Navarro, bestia negra verde, en sus filas

Navarro intenta tirar la bomba sobre Suárez en su penúltima visita al Carpena Navarro intenta tirar la bomba sobre Suárez en su penúltima visita al Carpena

Navarro intenta tirar la bomba sobre Suárez en su penúltima visita al Carpena / Efe

Odiado de azulgrana, amado con los colores de la selección, admirado por cualquiera en el fondo. Es el mejor resumen que se puede hacer de la relación entre Juan Carlos Navarro y Málaga. La Bomba ha sido parte de la historia del Unicaja, más bien para mal, porque el club de Los Guindos fue su víctima favorita en la cancha y el rival al que más veces se midió. La nueva visita del Barcelona al Martín Carpena tendrá algo diferente: será sin la bestia negra verde, que paró el pasado mes de abril el contador de enfrentamientos ante el conjunto costasoleño en 73. Casi nada.

Desde sus seis minutos el 4 de enero de 1998 en el Martín Carpena hasta su última visita antes de su retirada, el pasado 15 de abril, van 792 puntos y muchas ilusiones frustradas. El 22 de agosto, sin previo aviso ni anestesia, el FC Barcelona anunció la retirada de uno de los mejores jugadores españoles de todos los tiempos, diferente e influyente. Sin ser fuerte ni atlético. Solo el más talentoso. Casi nada, de nuevo.

El Unicaja fue la víctima favorita de Navarro: le anotó 792 puntos en esos 73 enfrentamientos, el rival al que más se midió

Sus últimos minutos por Málaga vislumbraban ese ocaso. La pasada campaña visitó dos veces el coliseo cajista, ambas con apenas un mes de margen en Euroliga y ACB, saldadas con victoria del Unicaja. En el compromiso continental hizo los últimos nueve de esos 792 puntos al Unicaja, porque en Liga apenas entraría siete minutos sin canasta.

Huérfano el baloncesto español de jugadores así, uno de los que se quiere postular es Jaime Fernández, que con respeto revelaba hace unas semanas en una entrevista para la Eurocup que Navarro fue "un ídolo" para él y que estudió y cogió prestados "muchos de sus movimientos". El Carpena al menos resopla, su verdugo se fue, aunque vendrán más, pero no iguales. Porque el talento se percibe igual más allá del bando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios