Unicaja

Premio para 'Sherminator'

  • MVP compartido con Raymar Morgan (Unics) en la jornada 3 de la Eurocup por sus 34 de valoración

Giorgi Shermadini, en un acto con el Unicaja. Giorgi Shermadini, en un acto con el Unicaja.

Giorgi Shermadini, en un acto con el Unicaja. / javier albiñana

Sherminaitor. Así le denominaba su compatriota Beqa Burjanadze para felicitar a Giorgi Shermadini a través de las redes sociales. La exhibición del gigante de Mtskheta en Bar tuvo su repercusión y le valió el galardón de MVP de la jornada 3 de la Eurocup. Lo tuvo que compartir con Raymar Morgan (Unics de Kazán), pívot con el que precisamente se tendrá que verse el próximo martes en el Martín Carpena. 34 puntos de valoración en apenas 21 minutos en pista, ambos compartieron esas espectaculares cifras para guiar las respectivas victorias de los equipos destinados a disputarse la primera plaza del Grupo D de esta primera fase.

Se le ve feliz a Giorgi Shermadini en Málaga. Vive en Alhaurín de la Torre con su familia, mujer y sus cuatro hijos. Ve en la ciudad y el Unicaja un sitio para hacer vida y carrera. En su segundo año en Málaga, su sueldo está en lo alto de la escala. Le costó a Shermadini su primera temporada en el Carpena, que no acabó bien porque se lesionó en un pie justo cuando más continuidad tenía.

Plaza insistía en buscar a Shermadini, pero en este comienzo de temporada el equipo le está encontrando mejor. Promedia 13.1 puntos por encuentro en estos siete primeros partidos, se quedó 8.1 en los 51 que jugó la temporada pasada. En Bar el partido fue redondo, hasta robó dos balones en línea de pase y haciendo un 2x1 en el centro del campo para meter dos contraataques. Suele sufrir en esas situaciones lejos del aro, pero también saca algún rédito.

Debe ser más duro, no obstante, Shermadini bajo el aro. No es una cualidad por la que destaque pero 3.3 rechaces por duelo para un jugador de 2.17 metros es demasiado poco. Es un campo en el que debe mejorar y que repercutiría en beneficio de todo el equipo. No obstante, la exhibición de Montenegro refuerza el papel de un claro faro en el ataque de Luis Casimiro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios