Unicaja Baloncesto

Cronología de un desastre

  • Los más de siete minutos de colapso en Berlín que acabaron con la derrota del equipo malagueño en Berlín, bajo la lupa

Lessort, entre dos rivales. Lessort, entre dos rivales.

Lessort, entre dos rivales. / Alba Berlín

Con los nervios y la emoción se pasan muchos detalles de un partido de máxima intensidad como el que jugó el Unicaja en Berlín este miércoles. Un revisionado del partido deja más elementos para el análisis de lo que ocurrió en el Mercedes Benz Arena. Casimiro y sus jugadores ya vieron trozos a la llegada a Málaga en una sesión en el Carpena. 

El Unicaja dominaba por 65-73 a 7:03 minutos para el final. Desde ese momento hasta el final, el equipo malagueño sólo anota dos puntos, en un tiro sobre la bocina de posesión de Dani Díez que entra tras tocar en el tablero y que da la última ventaja del partido (74-75) al cuadro de Luis Casimiro. Hay un factor importante y es que no lanza un tiro libre el Unicaja en el último cuarto pese a que el rival tenía ya tres faltas a 9:18 para el final. Más allá de que pudiera aumentar la permisividad arbitral, tampoco se forzaron esas situaciones que pueden generar falta.

Después de dos pick and roll consecutivos entre Boatright y Shermadini que colocan al Unicaja 65-70 y después de que los árbitros anularan un triple de Peyton Siva por haberse acabado la posesión tras una buena defensa cajista, Aíto decide a falta de 7:52 para el final del partido poner una defensa en zona. "La trabajamos y la practicamos muchas veces. Fue necesaria porque estábamos teniendo muchos problemas con el pick and roll y decidí defender en zona. Y nos salió bien", explicaba el experimentado técnico madrileño tras el partido.

Desde ahí hasta el final, el Unicaja tiene 11 posesiones y sólo anota en dos. En la primera, a falta de tres segundos, hay un triple de Boatright que falla el americano. En el siguiente ataque hay una pérdida del Alba. Shermadini, después, sale a hacer el bloqueo a uno de los jugadores exteriores del Alba y le deja hueco a un triple de Boatright, que coloca un 65-73 a 7:03.

Un detalle en ese momento. El Unicaja está con un quinteto con Boatright, Wiltjer y Shermadini de manera simultánea en pista. Es cierto que el americano y el georgiano habían fabricado puntos en ataque con anterioridad. Pero también que hay más riesgos defensivos. Lo penaliza el Alba con dos triples liberados en los dos siguientes ataques (71-73).

En cuanto a los ataques del Unicaja, Wiltjer tira desde nueve metros a cuatro segundos del final, después una secuencia de botes no agresivos y pases horizontales. Giedraitis y Siva meten esos triples que devuelven al Alba a un margen de un ataque.

Dani Díez falla un triple en buena posición desde la esquina tras pase de Wiltjer, que corta por la zona, prácticamente la única ventaja que se genera en este tiempo con un pase interior. En la siguiente jugada ofensiva, triple desde la esquina de Boatright a falta de un segundo de posesión. Ya con Suárez y Lessort en pista, el Alba vuelve a tener problemas para anotar tiros sencillos. Un rebote del madrileño lanza un contraataque de Milosavljevic. Seguramente impulsado por esa dificultad para anotar, el serbio decide atacar el aro aunque hay tres rivales tras él. Se salda con un tapón que se convierte en balón alemán tras salir por línea de fondo. Protesta Milosavljevic bastante, no hay una repetición que demuestre que él fue el último en tocar.

El siguiente ataque acaba en un triple de Roberts desde el centro del campo después de que Giffey desviara un pase de Díez al base americano. Un triple de Sikma coloca a 3:16 arriba al Alba (74-73). La bola del Unicaja acaba en un triple de Milosavjlevic, que no anotó en todo el partido, algo forzado a dos segundos del final de la posesión en posición difícil. El rebote de Dani Díez deja un nuevo ataque que deriva en un saque de fondo a 1.7 del final de la posesión. Ahí, el propio Díez anota sobre la bocina de la posesión con un tiro a tabla.

No hay en este periodo de colapso un tiempo muerto de Casimiro, que prefiere dejar para un previsible final apretado esa opción. Aprovecha ahí, en la revisión para ver si la canasta de Dani Díez estaba en tiempo, para dar órdenes a sus jugadores. Tras un ataque alemán en el que hay hasta cuatro tiros sin acierto, el rebote defensivo es otro de los agujeros negros por los que se escapa el partido, el balón es del Unicaja con ese 74-75.

El ataque, otra vez sin iniciativa y poco agresivo, se resuelve con un tiro de dos de Díez desde la esquina a pase de Milosavljevic, que había generado una ventaja para atacar aro o tiro de distancia corta pero prefiere pasar a un compañero en no muy buena posición y sobre la bocina de posesión. Falla Díez y, tras una falta de Lessort en el rebote ya en zona propia, Hermannsson pone al Alba a 1:01 por delante (76-75).

Ataca el Unicaja y en ese momento, Aíto quita la zona y el equipo malagueño ataca contra individual. Ipso facto, Suárez intenta dar un balón interior a Lessort, que con los cambios defensivos se ha quedado con Siva. El base de origen samoano comete falta. Otro detalle demoledor en este tiempo es que ni Shermadini primero ni Lessort después llegan a tocar el balón en campo atacante en los siete minutos que el Alba está en zona. Apenas hay tampoco hay ninguna situación para que Suárez reciba en el poste alto o medio, talón de Aquiles de una zona, desde donde es un excelente pasador para ejercer de repetidor. Han pasado ochos minutos largos sin que haya una falta del Alba.

Hay tiempo muerto de Casimiro a falta de 40 segundos. Un mal pase de Suárez o una mala colocación de Lessort para la recepción de la jugada preparada (la orden parecía balón interior a toda costa) da la bola al Alba, que mete a través de Giedratitis tras un rebote atacante inverosímil que pasa por cuatro manos en apenas un segundo (78-75).

Tras otro tiempo muerto cajista, el Alba sigue en defensa individual. Saque de banda para Suárez, que encuentra una situación para triple frontal de un Salin que viene en carrera. Autor de cinco triples, esta vez en finlandés no encuentra red. El rebote de Lessort, que prefiere seguir buscando el triple aunque tenía buena opción para meter de dos con 10 segundos por jugar, se acaba extraviando y llega a manos del Alba, que sentencia con un tiro libre de Sikma. 

Es el repaso a todo lo que dieron de sí esos siete minutos largos de bloqueo, que pueden condicionar una temporada. Quizá las palabras francas de Sasu Salin al acabar el partido son el mejor resumen de lo que ocurrió. Ni previamente, cuando se tuvieron 13 puntos de renta en el minuto 28, ni en el cuarto final el Unicaja supo solidificar ventajas importantes en un partido de esta igualdad. Reflexionaba días atrás Casimiro sobre la volatilidad de las diferencias con equipos que no especulan a la hora de atacar. El Unicaja, bloqueado por la zona rival, se quedó sin ideas. Ni supo siquiera especular ni jugar con las faltas. Es la radiografía de un desastre que dejó al Unicaja fuera de la Eurocup.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios