Unicaja

El arte de pasar

  • El Unicaja repartió ante el Rytas 31 asistencias, a sólo una del mejor registro histórico del club, que data de 2001 

  • Siete jugadores repartieron tres o más pases en el duelo

Milosavljevic se dispone a pasar un balón. Milosavljevic se dispone a pasar un balón.

Milosavljevic se dispone a pasar un balón. / Javier Albiñana

El bote es egoísta, el pase solidario. Es una máxima que suelen repetir entrenadores de formación cuando instruyen en el arte del compartir el balón. Son los dos fundamentos básicos del baloncesto junto al tiro. Compartir el balón es sinónimo de buen juego según el catón de este deporte. La reducción de espacios por el crecimiento físico y atlético del jugador premia la velocidad en la circulación, aunque esa carencia hay que paliarla también con bote y desequilibrio con el dribling. Ante el Rytas, el equipo bordeó la perfección en las asistencias.

Pese al alto volumen de anotación que está exhibiendo el Unicaja en esta temporada, en topes históricos, las cifras generales no acompañan al mismo nivel en las asistencias. Es séptimo en la Liga (17.5) cuando es el tercer anotador (89 por duelo). La cifra en la Eurocup mejora a 19.8 (sexto) en asistencias cuando es el segundo que más anota (90.1) entre los 24 equipos sólo por detrás del Alba Berlín de Aíto García Reneses (92.1).

El Unicaja es, con 19.8, sexto en asistencias cuando es el segundo que más anota (90.1) entre los 24 equipos

Hay una lectura positiva de estas cifras y es que quizá hay más talento para crearse canastas de lo que se piensa. Tiene pegada para anotar el Unicaja. Para hacerse una idea por comparar, la temporada pasada el equipo de Joan Plaza metía 80.3 puntos por partido y repartió 18.2 pases de canasta de media en los 68 partidos que jugó.

Ante el Rytas el Unicaja repartió 31 asistencias. Fue la segunda cifra más alta en la historia del club. La más elevada registrada fue en un partido de competición europea también, en la temporada 2000/01, en la pista del Sarthe Le Mans, con 32, en un contundente triunfo (86-112).

Veljko Mrsic y Darren Phillip (seis) fueron los máximos asistentes aquel día en un equipo que dirigía Boza Maljkovic. Fue en enero de 2001 y pocos meses después se levantaría el título de la Copa Korac, el primero en la historia de la entidad. Los nueve jugadores que intervinieron en aquel partido (los dos citados más Berni, Abrams, Paco Vázquez, Cabezas, Weis, Sonko y Kenny Miller) repartieron algún pase.

En el duelo ante los lituanos el máximo asistente fue Jaime Fernández (ocho), que ha repartido 19 asistencias en los dos últimos partidos, batiendo su récord personal con 11 en Burgos. Otros ocho jugadores dieron algún pase decisivo. Sólo Dani Díez y Pablo Sánchez, de los que jugaron, no repartieron ninguno.

Otros seis jugadores dieron tres o más (Salin, Milosavljevic, Wiltjer, Suárez, Waczynski y Roberts). Lessort y Shermadini dieron una. Los pivots recibieron mucho alimento. El francés y el georgiano tuvieron canastas fáciles vía pases de sus compañeros. Hasta jugadores básicamente ejecutores como Wiltjer y Waczynski dieron tres pases de canasta.

Los 31 pases fueron la quinta cifra más alta de la historia de la Eurocup. Ankara y Khimki (ambos en la temporada 2013/14) comparten el máximo registro, con 34. El Alba Berlín hizo 33 esta misma temporada y el Zenit 32 en 2017/18. Los 10 mejores registros son de la última década en la que, cierto es, hay más laxitud a la hora de computar las asistencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios