Unicaja Baloncesto | Clasificación Aliento por detrás

  • El octavo clasificado está ya a un triunfo sólo del equipo malagueño

  • La clase media va cogiendo músculo y tiene visos de perpetuarse

Una imagen del Breogán - Unicaja. Una imagen del Breogán - Unicaja.

Una imagen del Breogán - Unicaja. / ACB Photo

La clasificación en la Liga Endesa se comprime en la zona media-alta de la clasificación. La derrota del Unicaja en Lugo, dolorosa por la forma, también tiene consecuencias clasificatorias serias cuando se llega a un punto de la temporada en el que cada partido tiene una trascendencia mayor porque se acerca el final. Si el objetivo es acabar la temporada en cuarto lugar, no hay que perder la vista de lo que viene por detrás.

En víspera de medirse al Valencia, en un partido que este miércoles determinará en buena parte quién se hace con el cuarto puesto y el factor cancha en el play off, Manresa y Tecnyconta consiguieron victorias de bastante entidad en las pistas de Gran Canaria y Andorra, dos de las más respetables de la competición. Si bien perdió el Joventut, que parece perder algo de gas, en San Sebastián, el Unicaja está a una sola victoria de la octava posición. Con ese partido menos que saldará este miércoles en Valencia, pero en ese límite.

En esa franja del cuarto al octavo, donde, si no pasa nada extraordinario, debe acabar el equipo de Luis Casimiro la temporada regular, el Valencia tiene un balance de 17-10, el Unicaja de 16-11 y vienen cerca el Baxi Manresa (16-12), Tecnyconta Zaragoza (15-13) y Joventut (15-13).

El corte con el noveno es de tres triunfos en clave malagueña con seis jornadas por jugar (siete para el Unicaja con el partido de este miércoles en La Fonteta). Empatan en esa posición Iberostar, MoraBanc y San Pablo Burgos (13-15). Tinerfeños y andorranos han sido asiduos en las últimas temporadas en play off y Copa, han ganado títulos europeos (Champions insular) o lo han merodeado (semifinales de Eurocup, más lejos que el Unicaja este año, los del Principado). Hay quien ve un repunte de la clase media de la Liga Endesa, con proyectos consolidados, por más que la locomotora de los de Euroliga parezca inasaltable a día de hoy.

El Joventut tiene una inyección económica importante con la entrada de la familia Grifols y se prepara algo más serio, en Burgos permanece la ilusión de la novedad, el Gran Canaria seguro que mejora sin el lastre que ha sido la Euroliga y con Pedro Martínez a los mandos, el ascenso del Betis no será seguramente sólo para pelear por la salvación, siempre habrá alguna revelación como esta temporada es Manresa (ha renovado por varios años a Toolson)...

La realidad es que el estatus del Unicaja, de grande de la competición por lo que ha sido en los últimos 20 años, hay que refrendarlo con continuidad. Por ello, de aquí a final de temporada no sólo se trata de pasar el trámite, sino que hay que defender esa posición, acaso ser ambicioso. Es cuestión de prestigio, pero también de marcar el territorio. Porque el aliento que va llegando por detrás, mientras se van marchando los mejores caballos, no es cuestión sólo de esta temporada, sino que tiene visos de perpetuarse.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios