Unicaja Baloncesto Sin contundencia

  • El Unicaja es el equipo menos taponador de la competición y el undécimo en número de rebotes de la Liga Endesa

  • Parece complicado mejorar en esas facetas ya en mayo

Shermadini, Waczynski y Roberts defienden. Shermadini, Waczynski y Roberts defienden.

Shermadini, Waczynski y Roberts defienden. / Marilú Báez

Durante la temporada se ha hablado repetidamente de que la capacidad atlética y física del Unicaja está en la media o por debajo de los contendientes. La fuga reboteadora en Murcia (no estuvieron dos jugadores solventes en esa faceta como Suárez y Díez) seguramente costó el partido (19 rechaces de ataque conquistó el UCAM), pero hay más detalles numéricos que invitan a la reflexión mirando el grueso de la temporada.

En la ACB, el Unicaja está en media tabla reboteadora, con 33.5, es undécimo (noveno en defensivos, con 23.5, y undécimo también en ofensivos, con 10). No es un aspecto estadístico en el que haya una correlación directa con la posición en la tabla. El Madrid (37) sí es el lider en esta faceta, igual que en la clasificación, pero el segundo mejor es el Cafés Candelas, que es colista. El último es el Iberostar (31.1), un equipo que juega a un ritmo más lento y ello influye en el número de tiros y posesiones.

El Unicaja, en la era Plaza, era un equipo top a nivel europeo en la faceta del rebote de ataque. Cuestión de filosofía del entrenador, pero también hay, aunque la plantilla siga en dos tercios respecto a la temporada pasada, una falta de intensidad a la hora de proteger o atacar los aros que tiene complicada solución en varios jugadores del plantel.

Otro aspecto del juego que llama la atención es que el Unicaja es el equipo menos taponador de la Liga Endesa. Esa impresión de falta de intimidación que ha existido está refrendada con números. Sólo ha colocado 42 en toda la temporada el Unicaja (1.35 por partido). El Madrid promedia 3.3 y sólo otros cuatro equipos no llegan a los dos por encuentro. De esos 42, 16 fueron de Lessort y 14 de Shermadini. Había la convicción antes de empezar la temporada de que el francés era quizá más poderoso para blindar el aro, pero sólo coloca un tapón cada dos encuentros. También es cierto que la evolución técnica superó expectativas. El reverso es que el Unicaja es el segundo equipo al que menos tapones colocan (63 en toda la ACB), sólo superado por el Barcelona (55).

Tampoco es el Unicaja que cometa muchas faltas, es el segundo que menos (18.1 por partido) infracciones hace. Aquí sí hay una correspondencia curiosa. Los cinco equipos que menos faltas hacen son los cinco primeros clasificados de la Liga, aunque con distinto orden: 18 Real Madrid, 18.2 Valencia, 19.4 Baskonia y 20 Barcelona.

En fin, los datos respaldan esas carencias estructurales que transmite el equipo malagueño. Ya a mediados de mayo parece complicado que cristalice una mejora que haga que el equipo se vuelva sólido, sobre todo cuando el nivel de exigencia e intensidad en un play off aumenta hasta sus topes del año.Ayudaría el regreso, eso sí, a un buen nivel de Dani Díez y Carlos Suárez. Por sus cualidades, sobre todo el capitán se hace muy necesario para dar pegamento al equipo de Casimiro. Quedan al menos cuatro partidos oficiales de temporada. Cuanto más haya, mejor será una temporada que no ha continuado por la senda ilusionante por la que comenzó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios