Unicaja Baloncesto

Las dos caras de Shermadini

  • Promedia cinco puntos más por partido en la Eurocup que en la ACB y valora 7.1 tantos más

Shermadini ataca el aro del Mornar Bar. Shermadini ataca el aro del Mornar Bar.

Shermadini ataca el aro del Mornar Bar. / Unicaja B. Fotopress

The Economist publicaba un estudio sobre el uso de la estadística avanzada en la NBA. Una de las conclusiones es que el promedio de altura y de peso por jugador en la liga había bajado en las últimas temporadas. El centro de gravedad sigue siendo el aro, pero el área de influencia se ha expandido. Europa también sigue esa tendencia. El Unicaja tiene a un jugador como Giorgi Shermadini que quiza, piensan los apocalípticos, esté en extinción. Pero aún hay quien cree en ellos. Por ejemplo, Luis Casimiro.

Hay debates sobre el uso (no pocos hablan de abuso) del triple. Daryl Morey, general manager de los Rockets de Houston y gurú en la aplicación de estadísticas avanzada, da sus razones. “Sólo tienes que hacer un tercio de tus tiros de tres puntos para tener mayor beneficio que metiendo la mitad de dos. Además, hay un extra de jugadas tirando de tres en las que se rebotea más ofensivamente”, explica Morey, cuyos Rockets pagan un mal inicio de temporada.

Incide Morey en ese descenso de centímetros en la NBA. “Tener jugadores habilidosos, aunque sean un poco más bajos, es más importante que tener jugadores grandes que sean menos habilidosos”, dice. Shermadini es alto. No es explosivo, pero tampoco torpe.

El gigante georgiano está exhibiendo una versión devastadora en la Eurocup, no tanto en la Liga Endesa. Hablaba recientemente Luis Casimiro del altísimo nivel táctico que existe en la Liga Endesa, superior, en su opinión, al del resto de países europeos. Cómo bloqueó el Joventut el pasado sábado las vías de conexión de los exteriores con Shermadini y cómo se exhibió el mismo jugador pocos días después en Kazán da argumentos a los pensamientos de Casimiro.

Los números de Shermadini en la segunda competición europea son óptimos. En 19 minutos por encuentro, suma 15.8 puntos, con un impresionante 77.8% en tiros de dos y un 75% en tiros libres. Además, se va hasta 4.9 rebotes y una asistencia para totalizar 19.8 de valoración. Es decir, un punto por cada minuto en pista. Iguala con Peyton Siva en esa estadística como el líder de la competición. Aunque el jugador al que dirige Aíto García Reneses en el Alba Berlín está 26 minutos en pista por encuentro y sólo ha jugado cinco partidos hasta ahora por una lesión que tuvo. Extrapolando datos a 40 minutos, Shermadini haría 41.6 de valoración. Le seguiría Michael Ojo (Estrella Roja), con 34.6 y Moussa Diagné, con 32.7. Da idea de los tremendos números del jugador georgiano, el mejor pívot de la competición hasta ahora.

En la ACB las cifras de Shermadini son mucho más terrenales. Juega casi igual (18 minutos y 10 segundos) que en Europa, pero sus números bajan a 10.3 puntos (64% en tiros de dos y 76% en libres), con 4.3 rebotes y 12.7 de valoración. Son buenas cifras, mejores en términos generales que las que hizo el año pasado cuando, paradójicamente (o no tanto), su rendimiento en la Euroliga fue sensiblemente inferior al de la ACB.

Entonces hizo 9.7 puntos, 4.2 rebotes y 13.4 de valoración por 16 minutos en ACB. En la Euroliga tuvo menos protagonismo (14 minutos) y peores cifras (6.5 puntos y 3.5 rebotes para 8.1 de valoración por duelo). Quedó la percepción de que Shermadini era más dominante ante rivales de zona media-baja de la Liga Endesa que ante los más potentes.

La primera fase de la Eurocup tiene menor nivel que la ACB, según se desprende de otros datos estadísticos. Ahora llega un Top 16 en el que no habrá rivales sencillos. Si Shermadini mantiene o se acerca a los números que exhibe hasta ahora, el Unicaja llegará muy lejos. No existen pivots en la competición con esa capacidad productiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios