Unicaja Baloncesto

Una racha de otro siglo

  • El Unicaja no pierde un partido de eliminatoria europea en Málaga desde 1996, en tiempos de Ciudad Jardín

  • Desde entonces, 18 victorias consecutivas, nueve de ellas en el Carpena

Kenny Miller y Mrsic pelean por un rebote en un partido de Copa Korac del año 2000. Kenny Miller y Mrsic pelean por un rebote en un partido de Copa Korac del año 2000.

Kenny Miller y Mrsic pelean por un rebote en un partido de Copa Korac del año 2000. / Efe

La última derrota del Unicaja en Málaga en un partido de eliminatoria europea data del 11 de diciembre de 1996. Fue en un partido de Copa Korac, disputado en Ciudad Jardín, en el que se cayó ante el Satex Maribor por 59-60. Se había ganado en la ida en Eslovenia con amplitud (65-90). Hay que recordar que se jugaba entonces en eliminatorias de ida y vuelta, acumulándose los marcadores, no era un play off como en el que está inmerso ahora el equipo malagueño.

Sirve el dato para mentalizarse de cómo influye un ambiente caliente para el ánimo del equipo y de cómo se puede condicionar desde la grada en el partido que mañana jugará el Unicaja ante el Alba Berlín. Los protagonistas, evidentemente, son jugadores y técnicos. Pero desde arriba se puede echar una mano.

Desde entonces, el Unicaja ha ganado 18 partidos consecutivos en eliminatorias continentales en suelo malagueño sin ceder una derrota. Nueve de ellos en Ciudad Jardín y otros nueve en el Martín Carpena. Se distribuyen de la siguiente forma. Dos en la Copa Korac 96/97 (Pistoia y Mazowszanka Pruszkow), dos en la 97/98 (Siauliai y Virtus Roma), cinco en la 1999/00 (Bipop Carire, Galatasaray, Maroussi, Estudiantes y Limoges, aquel día del frustrado 22+1) y cuatro en la 2000/01 (Le Mans, Dijon, Ricoh Astronauts y Hemofarm Vrsac). Ahí ya se dio el salto a la Euroliga. Los únicos cuartos de final se jugaron en la temporada 2006/07, aquel inolvidable trampolín hacia la Final Four de Atenas con dos victorias sobre el Barcelona en el primer y tercer partido, ya en formato de play off y con el factor cancha a favor.

Y, claro, los tres partidos que se ganaron en Málaga para levantar el título de la Eurocup en la edición 2016/17, ante Bayern Múnich, Lokomotiv Kuban y Valencia Basket. En aquel caso, la situación análoga a la actual se vivió en las semifinales ante los rusos. Se había ganado en Krasnodar y se remató el pase a la final en el Carpena con el 2-0.

La historia, claro está, vale de nada para afrontar este partido ante el Alba Berlín, que vio cómo se esfumaron 21 puntos de ventaja en poco más de 10 minutos y que, de disponer de ventaja de campo se ve obligado a ganar en Málaga para sobrevivir. Es el Alba un equipo extranjero, pero tiene a un técnico que ha jugado muchísimas veces en Málaga, como local y visitante. Y un director deportivo, Himar Ojeda, que conoce a la perfección el ambiente del Carpena. También jugadores, como Luke Sikma, están acostumbrados a jugar en Málaga.

“Nos vemos en el Carpena, seguimos hambrientos”, decía a través de las redes sociales Mathias Lessort, gran protagonista en el triunfo conseguido en la pista del Alba. “Primer paso dado, os esperamos el viernes en el Carpena”, decía también Suárez pocos minutos después del triunfo desde el vestuario del Max Schmeling Arena. “Os esperamos a todos en el Carpena. Sólo un partido más y estamos en semifinales”, insistía Waczynski en un vídeo distribuido por el club en el que animaba a la afición a acudir al Palacio. Comoquiera que la venta de entradas se aproxima al final, el mensaje va dirigido también al abonado. De hecho, se han programado un par de sorteos entre todos los que asistan al partido de este viernes en el coliseo malagueño. El factor Carpena a tope es mucho.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios