Unicaja

El Unicaja toma oxígeno (95-91)

  • Trabajada victoria ante el Barcelona para seguir con un hilillo de vida en la Euroliga 

Nedovic lanza a canasta ante Koponen. Nedovic lanza a canasta ante Koponen.

Nedovic lanza a canasta ante Koponen. / Euroleague

El Unicaja sigue con un hilillo de vida en la Euroliga tras una bonita victoria ante el Barcelona (95-91), en un duelo competido entre dos equipos que no estarán en el Top 8 pero que demuestran la dureza de la competición. Gran partido de Dani Díez (21 puntos y 27 de valoración, récords con la camiseta del Unicaja), buen pulso de Carlos Suárez para apuntillar desde la personal y mejores sensaciones que en los últimos encuentros del cuadro de Joan Plaza, motivado para terminar la Euroliga de la mejor manera posible. 

El partido comenzó empinado para el Unicaja. Heurtel gobernaba el encuentro desequilibrando y la circulación de balón azulgrana permitía buenos triples. Viny, titular, colocaba dos buenos tapones a Heurtel y Moerman pero se cargaba rápidamente con dos faltas. Tras el tiempo muerto de Joan Plaza (5-17 iba el duelo), reaccionó el Unicaja. Poco a poco se fue metiendo en el duelo, Nedovic penetró dos veces y Waczynski encontró aro. Oriola mantenía seis puntos de renta (19-25) al final del primer cuarto.

Tras malos minutos de McCallum, otra vez desdibujado y caótico en sentido negativo, Navarro pegaba un estirón (23-31). Volvió Alberto Díaz y con el brío del pelirrojo en defensa se reactivó el Unicaja para un parcial de 9-0 fulminante, con un anexo en un fulgurante contraataque con pases rápidos para un gran mate de Augustine (36-34). Tras un intercambio de triples, con protagonismo de Dani Díez, de los dos equipos, con buen movimiento de balón y con grandes minutos en la dirección de Alberto, se llegó al descanso con ventaja malagueña (49-46).

Salió el Unicaja con el diapasón más bajo y el Barcelona lo castigó rápidamente. Edwin Jackson llegó fuera de foco de China, pero empieza a ser un jugador importante. Tendrá frescura en el final de temporada y su protagonismo seguramente será creciente. También seguía percutiendo Tomic. Se escapó (53-61) el Barcelona, pero estaba el Unicaja competitivo. No quería que se escapara el partido. Dani Díez, en su mejor partido como jugador del Unicaja, producía en un goteo constante: por la línea de fondo, en triples, continuaciones... Un catálogo bueno. Hasta McCallum metía un triple, como Salin para cerrar el cuarto (76-68).  

El parcial siguió abierto para el Unicaja, que alcanzó los 14 puntos de renta (82-68) con alegría y entre el jolgorio del Carpena. Pero el Barcelona tampoco quería regalar el partido. Recortó a ocho, subió el Unicaja a 11, pero un par de malas decisiones de Nedovic devolvieron completamente al Barcelona al encuentro a falta de dos minutos (89-85). A base de tiros libres, el Barcelona se quedó a un punto (89-87) a falta de un minuto. El rebote de ataque permitió al Unicaja dos posesiones más para dejar cuatro puntos de renta a falta de 13 segundos tras dos tiros libres de Nedovic (91-87). Repelió Koponen (91-89) a falta de siete segundos. También Suárez (93-89), Tomic (93-91) y Suárez de nuevo (95-91) sentenció. Una victoria que deja un hilillo de vida y que da gusto. 

Unicaja (19+30+27+19) 95: Díaz 5, Nedovic 13, Waczynski 8, Brooks 8 y Okouo 1 -quinteto inicial-. McCallum 8, Salin 11, Díez 21, Milosavljevic 2, Augustine 10 y Suárez 8.

Barcelona (25+21+22+23) 91: Heurtel 11, Koponen 13, Claver 6, Moerman 12 y Tomic 22 -quinteto inicial-. Ribas 0, Jackson 13, Navarro 9 y Oriola 5.

Árbitros: Lottermoser (GER), Boltauzer (SLO) y Baumanis (LAT).

Incidencias: 27ª jornada de la Euroliga. Encuentro disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena. 6.925 espectadores en las gradas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios