Unicaja

Este cuento se ha acabado (93-88)

  • El Unicaja queda eliminado matemáticamente de la Euroliga tras caer en la pista del Bamberg

Milosavljevic se tropieza con el balón. Milosavljevic se tropieza con el balón.

Milosavljevic se tropieza con el balón. / Efe

La Euroliga 2017/18 es historia ya para el Unicaja. Está eliminado tras caer en la pista del Bamberg (93-88), en un resumen de lo que ha sido esta participación en la mejor competición del continente. Siempre competiendo, pese a un deficiente primer tiempo, pero quedándose en la orilla.

Un soberbio Nedovic (26 puntos) devolvió al Unicaja al partido en la segunda mitad, apoyado por la barrera de seguridad, Alberto Díaz y Carlos Suárez. Pero no fue suficiente para sacar el partido. Ya no hay opciones, siquiera carambolas.

El Unicaja se olvidó de defender en el primer tiempo y le castigó un Bamberg siempre respaldado por su ruidoso público y la iluminación de Ricky Hickman. Bordaba el 70% de tiro de campo el equipo alemán. Es verdad que mejoró algo la defensa tras el primer cuarto (28-19), pero el Bamberg había cogido la confianza necesaria para sacar adelante ataques más complicados.

No había gran respuesta por parte del Unicaja. Mejoró, como es frecuente, cuando Alberto Díaz salió a pista para dotar de energía y un poco más de orden. Van pasando partidos y Milosavljevic no coge peso en el equipo. Algunos detalles de Nedovic daban puntos que permitían seguir vivos (55-42) después de haber caído hasta por 17 puntos.

Mejoró algo más el Unicaja, aunque Hickman seguía enchufado, tras el descanso. Corríó algo más cuando el Bamberg empezó a fallar y McCallum recortaba a siete puntos (71-64). El americano tuvo un pequeño momento de acierto, también con un triple. Otra vez reducía Viny tras un poderoso mate (77-70). Tuvo un par de ataques el Unicaja para reducir aún más, no llegaba a ese extremo de ponerse a un par de canastas. Hasta que a cinco minutos sí lo consiguió Nedovic, con un canastón desde seis metros y un triple desde la esquina (80-77).

Llegados a ese punto volvieron a surgir dudas y malas decisiones en ataque. No acabó de encadenar tres acciones positivas para terminar de voltear el partido el Unicaja, el resumen de lo que ha sido esta Euroliga en la que se ha competido de manera admirable pero le ha faltado la peseta para el duro. Otro triplazo de Nedovic colocaba al Unicaja a tres puntos (87-84) a falta de 41 segundos. Un impresionante robo de Alberto Díaz a Ricky Hickman permitió que Nedovic redujera a un solo punto a falta de 30 segundos, pero Wright metió un triple desde la esquina a 13 segundos que resultó definitivo.

McCallum recortó con una penetración en rectificado, Hackett metió sólo un tiro libre. Faltaban 3.3 segundos. Como suele ocurrir, la pizarra no funcionó. Waczynski recibió y mientras se daba la vuelta se le escurrió la bola. Ahí murió la Euroliga del Unicaja.

Brose Bamberg (28+27+22+16) 93: Zisis 7, Hickman 28, Wright 12, Rubit 9 y Radosevic 10 -quinteto inicial-. Hackett 9, Nikolic 0, Staiger 2, Mitrovic 7, Lo 3 y Musli 6.

Unicaja (19+23+26+20) 88: McCallum 13, Nedovic 26, Milosavljevic 4, Brooks 8 y Augustine 4 -quinteto inicial-. Okouo 6, Díaz 6, Salin 7, Díez 0, Waczynski 5 y Suárez 9.

Árbitros: Pukl (SLO), Koromilas (GRE) y Geller (BEL).

Incidencias: 28ª jornada de la Euroliga 2017/18. Encuentro disputado en el Brose Arena de Bamberga ante 6.150 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios