Unicaja

El Unicaja bordea el sorpresón (89-82)

  • Dominaba a falta de dos minutos y medio, pero no pudo remachar una gran remontada en Madrid

Lessort intenta progresar ante Reyes y Campazzo. Lessort intenta progresar ante Reyes y Campazzo.

Lessort intenta progresar ante Reyes y Campazzo. / ACB Photo

El Unicaja vuelve con una sensación agridulce de Madrid. Se le escapó el triunfo, dominaba por cuatro puntos a falta de dos minutos y medio en el WiZink Center tras una gran remontada. Perdió (89-82) después de que el Madrid elevara el nivel defensivo hasta límites que no pudo descifrar el equipo malagueño. Pero ver competir y exigir de esta manera al Unicaja al Real Madrid reconforta.

Es el camino para crecer, para construir algo. Innegociable competitividad y, a partir de ahí, mejorar en el juego cada vez más. Tuvo un tercer cuarto sublime en la cancha más difícil de Europa, defensivamente excelente, el Unicaja. Queda esa imagen, como la del partido del Valencia, para pensar en grande.

Dos triples de Wiltjer, ambos desde una posición calcada, dieron renta al Unicaja en los primeros compases (4-11), pero la respuesta del Madrid fue fulminante, un parcial de1 17-2. Tavares y sus centímetros condicionan los partidos. Casimiro mandó buscar a los pivots de manera constante, primero Shermadini y después Lessort, para desgastar, seguramente teniendo presente el play off del año pasado con el Gran Canaria. Pero un soplido del Madrid era un huracán entonces.

El ataque madridista es devastador y está ya encauzado y memorizado, pero la defensa del Unicaja era muy cándida en ese primer tiempo, concedía ventajas desde el primer bloqueo o desde el primer bote o amago. 21-15 era la distancia al final del primer cuarto. Carroll, aprovechando bloqueos de los que Salin no se enteraba demasiado, metió una ráfaga de 10 puntos mientras el Unicaja iba con la lengua fuera. Otro parcial de 13-2, esta vez con Campazzo como protagonista, estirá la ventaja hasta límites ya difícilmenente sostenibles (46-31). Un triple de Jaime Fernández dejaba en 12 puntos la renta al descanso (48-36).

La irrupción en el partido de Milosavljevic cambió el curso del duelo, en las dos canastas. Manos e intensidad atrás y descaro para correr en transición del serbio, que enganchó a todo el equipo. Tavares ya no estaba tan cómodo con Shermadini, Salin tenía la mirilla afinada y Alberto Díaz daba un recital defensivo y en la dirección. La línea exterior se había endurecido defensivamente y el Real Madrid no se veía tan cómodo.

Un parcial de 0-13, con Milosavljevic desatado, permitía al Unicaja tener una ventaja (61-64) impensable cuando se jugaba la primera parte. Había mostrado una capacidad de reacción sobresaliente el Unicaja. Salir vivo de la trituradora blanca tiene mérito doble. Había recibido una paliza el Unicaja y ahí estaba, con el traje planchado para ir a la boda.

Estiraba las cuerdas el Madrid con la desesperante hiperactividad (y permisividad con él) de Campazzo, pero entraba el Unicaja en los cinco últimos minutos plenamente en el encuentro (73-74), con aplomo y seguridad.

Brian Roberts, picado con Campazzo, tuvo una aparición celestial con siete puntos seguidos después de algún error. Vino para esto el americano. Tres canastones, el último un triple en carrera para a falta de 2:35, para coger cuatro puntos de renta (77-81). Cuatro tiros libres de Tavares, después de un par de desaplicaciones de Lessort, igualaban el partido. Tuvo un triple Carlos Suárez para poner al Unicaja por delante tras un dos más uno de Campazzo, pero no entró. Había subido mucho el nivel defensivo el Madrid y el Unicaja no supo responder ni atacar el aro. Un triple de Llull desde la esquina mató el partido. Quedó una sensación rara. El Unicaja pudo ganar y perdió, pero también se convenció de que puede competir con los mejores.

Real Madrid (21+27+14+27) 89: Llull 6, Causeur 5, Taylor 6, Randolph 10 y Tavares 14 -quinteto inicial-. Rudy Fernández 4, Campazzo 13, Reyes 10, Carroll 10, Deck 6, Prepelic 3 y Kuzmic 2.

Unicaja (15+21+28+18) 82: Roberts 12, Jaime Fernández 5, Díez 2, Wiltjer 11 y Shermadini 13 -quinteto inicial-. Díaz 3 Salin, 8, Milosavljevic 15, Waczynski 3, Lessort 5 y Suárez 5.

Árbitros: Pérez Pérez, Castillo y Caballero.

Incidencias: WiZink Center de Madrid, 3ª jornada de la Liga Endesa. 8.217 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios