Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Unicaja

Bouteille y Simonovic: dos estrenos y una fotografía real

  • El francés, que se fue hasta los 37 minutos, y el serbio dejan una buena impresión en su primer día 

Simonovic intenta darle un paso a Bouteille. Simonovic intenta darle un paso a Bouteille.

Simonovic intenta darle un paso a Bouteille. / marilú báez

A falta de un minuto y 25 segundos se hizo en el silencio en el Carpena. Parecía que se había congelado el tiempo. El marcador lucía 86-88 y el Unicaja tenía dos tiros libres. En la línea de personal Marko Simonovic, con los pies en el mismo lugar donde días atrás en su presentación metía varios lanzamientos mientras las cámaras disparaban. No le tembló el pulso al serbio, que firmó los últimos puntos cajistas. Sí falló un poco después para meter presión a un Madrid donde Campazzo volvió a gobernar.

Cerca de él en esos momentos estaba Bouteille. Símbolo de la importancia que van a tener estos dos fichajes en la ACB. Protagonistas, más allá de lo numérico, desde el primer día. Es buen punto de partida para ambos, que se bautizaron con una sonora ovación del Carpena en la presentación. Luego fueron piezas trascendentes en una actuación que quedó cerca de la hazaña. Las lesiones aceleran procesos y demostraron poder sumar desde el minuto uno. Era una de las virtudes que se le presuponía, pero lo confirmaron. Casimiro los tuvo en pista en los minutos de la verdad.

El francés, que tiene la etiqueta de fichaje estrella y jugador sobre los que construir un proyecto junto a otros, ya salió de inicio. Sólo lo vio desde el banquillo en los cuartos pares. 37 minutos por las faltas de Waczynski en un perímetro herido de guerra. Le costó más de cinco minutos mirar a canasta, pero no le faltó descaro y valentía para ir hacia el aro. Tuvo un mal día en el tiro (4/13). Sólo Brizuela tiró más, sintomático. Especialmente en el triple (0/4). Curioso porque llegaba a Málaga con la medalla de mejor triplista de la competición, pero no encontró posiciones cómodas para levantarse. Se mostró más cómodo penetrando y finalizando, también dividiendo, en algunos pases interesantes. Su catálogo para ser una amenaza es grande. Se quedó en 10 puntos, a los que les dio brillo con cuatro rebotes. Sufrió con Deck al inicio, al que él también le hizo alguna canasta.

Los problemas de Thompson, al que se le apreciaba a un ritmo menor por la gastroenteritis que sufrió esta semana, permitieron dar más cuerda a Simonovic. Es un guerrero el balcánico, con decenas de cicatrices. No se achanta este tres reconvertido en cuatro, que sabe a lo que viene. Metió dos triples, uno a pase de Bouteille, y ahí es donde más puede dar en ataque. Es una buena oportunidad a estas alturas de su carrera estrenarse en la ACB y el contexto, con Suárez guardado en formol para la Eurocup, le va a permitir tener minutos de sobra.

Le quedó también buena impresión a Casimiro, que tuvo que encajar piezas a la carrera. "Satisfecho porque llevan tres días entrenando con el equipo con mucha información y creo que rindieron. Son dos buenos jugadores, que generan ilusión, que es muy bueno, y que pueden mejorar al equipo", les piropeaba el entrenador. No podrán estar el martes en Badalona, pero ayudarán de forma indirecta. Sí serán pilares en la ACB, que no es el plato principal, pero también alimenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios