Unicaja

La Copa del Rey de baloncesto dejó 25 millones de euros en Málaga

  • Es el impacto económico que trajo a la Costa del Sol la organización del torneo de la ACB

El Real Madrid se proclamó campeón de la Copa del Rey de Málaga. El Real Madrid se proclamó campeón de la Copa del Rey de Málaga.

El Real Madrid se proclamó campeón de la Copa del Rey de Málaga. / málaga hoy

La crisis del coronavirus ha hecho perder un poco la noción del tiempo y hablar de la Copa del Rey celebrada en Málaga en febrero parece estar haciéndolo de la prehistoria. Se van conociendo más datos del impacto, más allá del deporte, que generó el torneo celebrado en el Carpena. Lógicamente, baloncestísticamente fue un éxito después del subcampeonato del anfitrión, el Unicaja. Pero también lo fue más allá de las canastas. Traer la joya de la corona del baloncesto español a la Costa del Sol otra vez tuvo un beneficio económico para la provincia de 25 millones de euros. Unos números sensiblemente más altos a 2014, la última vez que la ciudad la acogió, cuando la suma se quedó en 21. 

"La primera cita que pudimos disfrutar y saborear fue la Copa del Rey de baloncesto. Una final que arrojó números y cifras espectaculares, que dejó un retorno para la ciudad de 25 de millones de euros y fue realmente todo un éxito. Tuvimos la suerte, aunque la suerte es para los que no se preparan, de tener al Unicaja en la final. Todos los que somos aficionados del baloncesto lo vivimos con más intensidad", afirmaba Noelia Losada, concejala de Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Málaga, en los Encuentros Deportivos Online promocionados por la Asociación de Periodistas Deportivos de Málaga, que insistía: "Tuvimos 10.874 espectadores en la final, un aforo completo. Todo el que la vivió sabe que el Martín Carpena estaba a reventar. Un Carpena que ya sabemos que es el espacio más versátil de la ciudad, que venía de organizar la gala de los Goya. Todos los que estuvieron por Málaga esos días saben que la ciudad estaba llena por aficionados de otros equipos. El retorno fue tremendo". Un pabellón repleto también de caras conocidas y autoridades en la zona noble, un palco con pedigrí

Una Copa del Rey que se vio en 120 países de cuatro continentes, llegó la señal a más de 12.000 kilómetros de Málaga, y que trajo a la ciudad a algo más de 7.000 personas de otros lugares. Más los aficionados costasoleños, que representaron poco más del 10% del público. Las audiencias de casi todos los partidos superaron los 100.000 espectadores en Movistar, estando el duelo por el título por encima de los 300.000. Esa cifra última sí fue inferior a anteriores ediciones. Rompió barreras en redes sociales, donde hizo historias. Un estudio de la ACB informó de que dejó 19 millones de visitas en los vídeos distribuidos en los perfiles oficiales (Twitter, Facebook, Instagram, YouTube o TikTok) de la organización. Para dar alcance, desde el 2018 se creció en un 236% en este aspecto. Sirve para calibrar cómo el torneo se viraliza mundialmente. 

Así, Málaga sigue siendo un éxito asegurado a la hora de organizar torneos de este calibre. Sin duda, la Copa del Rey era uno de los bastiones del calendario deportivo de Málaga 2020. Visto con perspectiva, más aún después de la pandemia del COVID-19, ya sólo se celebró con la Copa de España de fútbol sala. El piropo no es localismo, es el resumen de las impresiones de altos directivos. "Málaga es un éxito seguro. El aficionado de Málaga al baloncesto es aficionado puro. Traemos la Copa, que es en sí un gran evento. La ciudad se vuelca, hay muchos visitantes y es un éxito asegurado para este tipo de eventos venir a Málaga", aseguraba José Miguel Calleja, director general de la ACB en una reunión previa con los medios: "Por supuesto, el impacto en la ciudad y en todo el entorno, incluso a nivel de comunidad, es muy grande y compensan todos los esfuerzos que puedan haber realizado las instituciones. Impacto no sólo económico, también a nivel de visibilidad, de retornos de todo tipo". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios