unicaja

La fe en números

  • La clasificación depara que queda, realistamente, una plaza a repartir entre cinco equipos, uno el Unicaja

Plaza y sus jugadores, en un tiempo muerto. Plaza y sus jugadores, en un tiempo muerto.

Plaza y sus jugadores, en un tiempo muerto. / javier albiñana

El Unicaja tiene 10 victorias en la Euroliga. En conversaciones previas al inicio de temporada, de manera informal, responsables del club veían esa cifra como el mínimo exigible para que la presencia en la mejor competición de Europa fuera digna. Quedan siete jornadas para acabar la temporada regular y el Unicaja aún aspira a una posición en el Top 8.

Objetivamente, lograr esa plaza parece complicado. En esencia, se trata de hacer pleno en los previsibles finales apretados que existirán y que hasta ahora no se han solventado con precisión. Se valora esa competitividad, pero se lamenta ese punto extra de sangre fría, calidad o pizarra que faltó. ¿Valdrían cinco victorias en esos siete partidos para pasar? ¿Seguramente seis? ¿Quizá ni el pleno de siete bastaría? En una competición tan igualada (del cuarto al duodécimo hay cinco victorias de distancia) es impresivible hacer cuentas.

El Unicaja ha perdido ocho de sus 13 partidos por seis puntos o menos, en varios de ellos con ventaja en el último cuarto. Combatiendo hasta el final en último extremo. Ha perdido los dos duelos ante el Zalgiris, uno al Baskonia, el del Khimki y el del Valencia en el Carpena con canastas o tiros libres recibidos en los cuatro últimos segundos del partido. Tener dos victorias más ahora dibujaría un panorama diferente. Pero es ciencia ficción. La realidad es que se está décimo (10-13), empatado con el noveno y a dos victorias del octavo (Maccabi, 12-11), al que se le tiene ganado el average tras vencerle dos veces. Cuarto, quinto, sexto y séptimo (Madrid, Khimki, Zalgiris y Panathinaikos) tienen ya 14 triunfos y cuesta pensar en la posibilidad de alcanzarles. Por detrás, Bamberg y Estrella Roja (9-14) aún albergan opciones. Valencia (8-15), Barcelona y Milan (7-16) y Efes (6-17) parecen ya descabalgados.

Si se atiende al calendario, el del Baskonia tiene un factor diferencial. Cuenta con cinco partidos en casa de los siete que quedan, cuatro de los cinco últimos. Ello mejora el balance que tiene en la actualidad. Una victoria cajista en los dos partidos ante los vascos, ambos igualados, cambiaría bastante. Así que habría que ganar un partido más que los vitorianos, que, además, no tienen que salir de España en los siete partidos que restan. Viajan a Valencia y Barcelona y reciben a Khimki, Zalgiris, Bamberg, Maccabi y Efes. El Maccabi tiene tres partidos en casa, todos con equipos entre los ocho primeros (CSKA, Khimki y Panathinaikos). Visita al Efes, Fenerbahce, Baskonia y Valencia.

El Unicaja tiene que arrancar al menos un triunfo en las dos próximas visitas (Estrella Roja y CSKA). Después tiene tres partidos en casa de cuatro (vienen Barcelona, Panathinakos y Olympiacos y se va a Bamberg) para acabar en la pista del Fenerbahce. Cinco victorias permitirían llegar al 50%. El año pasado el octavo (Darussafaka) pasó con 16.

Bamberg y Estrella Roja quedarían con menos opciones si el Unicaja es capaz de ganar en sus pistas. Es bastante difícil, pero para nada imposible estar en el Top 8. Las 10 victorias ya están conseguidas...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios