Unicaja Baloncesto Una foto con mensaje

  • Una semana dura en el vestuario del Unicaja y una imagen de unidad tras la victoria en Valencia

Los jugadores del Unicaja, tras ganar en Valencia. Los jugadores del Unicaja, tras ganar en Valencia.

Los jugadores del Unicaja, tras ganar en Valencia.

La semana no había sido sencilla en el vestuario del Unicaja. Aunque a veces se imagina a los jugadores en una burbuja en la que están ajenos a todo, tener un núcleo amplio de jugadores nacionales ayuda también a tener un contacto más directo que la realidad que rodea al club. Leen críticas, sienten y padecen. Sobre todo, porque eran conscientes de que la imagen ante Manresa y Bar no fue digna de un equipo así.

Por ello, el triunfo en Valencia tuvo un efecto liberador. Han sido dos notables triunfos a domicilio los de Andorra y Valencia, conseguidos de manera parecida, saltando por encima de un rival superior en muchos aspectos en el momento justo para llevarse el partido. Y son victorias necesarias para reforzar la identidad, la confianza y la autoestima de un equipo que necesita crecer como colectivo.

Durante la semana, a través de las redes, el club fue mandando mensajes de unidad, esfuerzo y compromiso en diversas imágenes. Y, tras el partido, los 12 jugadores en Valencia, con la incorporación del joven Pablo Sánchez tras jugar la noche anterior con el CB Marbella en LEB Plata y que echó un estimable cable durante algunos minutos, se hacían juntos una fotografía en el interior del autobús (faltaba Bouteille en la imagen) que compartían casi todos a través de sus diferentes perfiles en sus cuentas. 

"Juntos hasta el final", decía Alberto Díaz. "Segunda victoria. ¡Vamos equipo! Sois muy grandes. ¡Pasito a paso!", afirmaba Carlos Suárez. "Modo gran victoria", escribía Mekel, lesionado y que no pudo estar en el parqué para ayudar a sus compañeros. Y así, el resto, como también Jaime Fernández, cuya incorporación está más cercana cada día y que debe dar un registro distinto al equipo del que ahora no dispone Luis Casimiro.

En este proceso, importantísima la figura de Alberto Díaz, ejerciendo como capitán en pista. Tuvo que jugar 35 minutos en Valencia por la baja de Mekel. Tanto en la segunda mitad de Bar como en La Fonteta, pista simbólica para él, el base malagueño cogió la bandera del equipo y evidenció una vez más que es el corazón del equipo. Fue también su particular mensaje, actuar en la pista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios