Unicaja

La llave que le abrió el cerrojo

Jaime Fernández. Jaime Fernández.

Jaime Fernández. / javier albiñana

El destino tiene sus intríngulis, sus casualidades que lo hacen impredecible y especial a la par. Jaime Fernández y Luis Casimiro cruzarán sus caminos en Málaga, una ciudad a la que llegaron con un mes de diferencia. La historia del nuevo escolta del Unicaja no se entiende sin el manchego, que le abrió el cerrojo de la ACB y lo soltó al ruedo hace algo menos de ocho años. Ahora, casi una década después, el madrileño afronta su reto más exigente a la vera del técnico de Villamayor de Calatrava, una de las figuras más significativas de su carrera.

Cómo no, en su puesta de largo como cajista, el jugador era cuestionado por Casimiro, del que recalcó su arrojo para darle la alternativa. "Me dio la oportunidad de debutar, era joven y me trató como uno más", comentó Jaime Fernández, que por entonces danzaba en el junior del Estudiantes. "Tiene una trayectoria espectacular", añadió del entrenador verde.

El tacto del preparador con los jóvenes es reconocido. En su última etapa en Gran Canaria propulsó la carrera del talentoso Anzejs Pasecniks, además de darle cuerda a canteranos como Kljacic -el más joven en debutar en la historia del Herbalife Gran Canaria en la Liga Endesa- o Balcerowski. En su breve etapa en la Costa del Sol le montó la pasarela a Alberto Díaz, al que le dejó hacer carrera de fondo en la ACB en Fuenlabrada una temporada completa.

Recibirá a un Jaime Fernández maduro, pero también a Viny Okouo, del que dijo que trataría de reconducir su progresión tras una campaña pobre. A sus órdenes tendrá, de igual forma, a Morgan Stilma, que dejó buenas maneras en el junior de Paco Aurioles. Un lesión le cortó el camino, el que aspira a recuperar ahora. No se le antojan muchas oportunidades, pero puede crecer por otras vías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios