unicaja

Otra profunda regeneración

  • El esqueleto base dejará el club y toca buscar recambios

  • Es algo habitual en los últimos veranos

  • De los pesos pesados sigue Shermadini

James Augustine y Nemanja Nedovic, en un choque ante el Valencia Básket de la pasada campaña. James Augustine y Nemanja Nedovic, en un choque ante el Valencia Básket de la pasada campaña.

James Augustine y Nemanja Nedovic, en un choque ante el Valencia Básket de la pasada campaña. / javier albiñana

Se avecina otra profunda regeneración en el Unicaja. Un estío especial en el club de Los Guindos, que ya cambió el capitán de la nave. Casimiro inició un capítulo de llegadas que vuelve a preverse intenso. Un proyecto que debe destilar ambición pese a estar en un escalón por debajo, con el anhelo de volver a hacerse un hueco en el vagón preferencial de la Euroliga.

Plaza manifestó públicamente en varias ocasiones que su deseo era el de dar continuidad a la plantilla de la pasada temporada, aunque el catalán ya no ostenta la banda del Carpena. Por ello y por otros factores trascendentes ello no se convertirá en realidad. El primero es el regreso a la Eurocup, que hace insostenible la continuidad de las primeras espadas. Por la bajada presupuestaria, pero también de nivel. Jugadores como Nedovic, Augustine o Brooks cuentan con ofertas suculentas de equipos de primer nivel europeo, lo que hace inviable que puedan seguir en Málaga. Lo segundo, en el caso de jugadores con menos caché, la abolición de un plantel de 14 jugadores. La reducción a 12 implica la salida de dos efectivos, que puede implicar el adiós de algún jugador con trascendencia en este curso.

De momento solo se amplió el vínculo con Díez, estando cerca el acuerdo con Salin

Así, se le deberá dar recambio a la media plantilla saliente. El esqueleto básico se descompondrá y habrá que renovar las puntas de lanza, movimiento básico en el devenir del Unicaja en el siguiente curso. De momento, tienen asegurada su continuidad Alberto Díaz, Carlos Suárez, Dani Díez, Giorgi Shermadini y Dragan Milosavljevic. De los pilares, a priori solo continúan el capitán y el pívot georgiano, que debe ganar aún más importancia en el esquema del equipo. De igual forma, el club mantiene su decidida apuesta por Gagi, del que se espera un paso adelante tras una campaña de acople. La vuelta a dos aleros puede beneficiar al balcánico, que se aseguraría más continuidad. Falta por ver qué sucede con jugadores como Salin, Soluade, Waczynski u Okouo. El finlandés tiene bien encaminado estar otro año más en la entidad verde, aunque aún no está cerrado. Su experiencia con Casimiro en las islas juega a su favor.

Esta profunda regeneración viene siendo una rutina en el Unicaja en los últimos veranos, donde siempre se han superado las cinco permutas. Resulta más recomendable darle prolongación a los proyectos para que se asienten, aunque el camino contrario tampoco implica algo excesivamente negativo. Buen ejemplo de ello es el caso McCallum, una apuesta fuerte que no cuajó y en la que se perdió la confianza. En situaciones así solo hay una dirección.

Así, el verano se torna en más trascendente si cabe. De momento solo se oficializó la ampliación del vínculo con Díez, quedando aún por definir la espina dorsal de la plantilla verde. Del acierto o el fallo dependerán las aspiraciones del Unicaja, que debe recuperar su lugar natural en la ACB.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios