Unicaja Baloncesto | Ventanas FIBA

El receso, desde un prisma opuesto

  • El Unicaja afronta el parón en el extremo contrario antes de encarar la parte fundamental de la temporada

Brian Roberts y Giorgi Shermadini, en el duelo frente al Baxi Manresa. Brian Roberts y Giorgi Shermadini, en el duelo frente al Baxi Manresa.

Brian Roberts y Giorgi Shermadini, en el duelo frente al Baxi Manresa. / acb photo

El Unicaja jugó hasta hoy 37 partidos. Se consumió más de la mitad de la temporada. En la mirada más optimista se ascendería hasta alrededor de 30 duelos más. Los de Luis Casimiro ganaron 24 partidos y perdieron 13. Un 65% de victorias, que de mantenerlo sería firmar una temporada notable. Sólo algunas de las temporadas donde se abrieron las vitrinas de Los Guindos hubo mejores guarismos. Estos días el equipo afronta la última retrospección antes de encarar el momento cumbre de la temporada.

Un receso que se experimenta esta temporada por primera vez. Se aprovecha como se puede, con una mirada y media a lo que ocurre por el mundo. Sirve para bajar el pistón y trabajar individualmente con los que se quedan en Málaga. Sin embargo, el presente se afronta desde una óptica distinta. Al anterior se llegó en la cresta de la ola. Ahora el prisma es el opuesto.

Pasó una semana desde el primer punto negro de la temporada. No terminó la digestión de la eliminación copera, un golpe duro. La contundente derrota debe servir de aviso y acicate para el resto de instantes de máxima trascendencia. Pese a todo, el Unicaja sigue teniendo intactas las dos balas que le conducen a la Euroliga. Como quiera que sea y se mire, es el gran objetivo de la temporada. Se puede llegar por dos caminos.

Además del Alba, en ACB queda visitar el Buesa, La Fonteta y el Santiago Martín

Al parón de noviembre se llegó con un balance de 15-4. Al actual, con 9-10. Cambió el panorama para un equipo que comenzó a sufrir los rigores de la competición. Coincidió también con la lesión de dos pilares fundamentales, Suárez y Alberto Díaz. Llegó Boatright para suplir al malagueño. Sobrevivió el equipo cajista, que sigue bien posicionado en la ACB y en la Eurocup. Ahora debe afrontar la baja de Jaime Fernández, el jugador de más importancia en el engranaje verde. Otra prueba de madurez al grupo.

Los desafíos siguientes son grandes. El Alba de Berlín espera en el Top 8, con el factor pista en contra. Los de Aíto García Reneses, aunque perdieran la Copa alemana, llegan en un momento candente. Además, recuperaron a Peyton Siva, uno de sus faros. En la Liga Endesa es perentorio mantener la cuarta plaza, que, a priori, da más facilidades para colarse entre el trío con Licencia A en la élite europea. Lo comprimido de la tabla da poco margen para el tropiezo. Queda por visitar el Buesa Arena, el Gran Canaria Arena, La Fonteta y el Santiago Martín. Es el horizonte más próximo del Unicaja, que afronta varios días de reflexión antes de seguir escalando.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios