Unicaja Baloncesto

El impulso del columpio

  • La prolongada baja de Jaime obliga a una reestructuración de roles donde Roberts y Boatright coger un nuevo papel en un momento clave

  • Curiosamente, ambos son dos de los cinco jugadores que se quedan en Málaga en las ventanas FIBA

Ryan Boatright, en el partido con el Iberostar Tenerife en la Copa del Rey. Ryan Boatright, en el partido con el Iberostar Tenerife en la Copa del Rey.

Ryan Boatright, en el partido con el Iberostar Tenerife en la Copa del Rey. / acb photo

El paso por Madrid deja importantes secuelas. Algunas de difícil cicatrización. Más allá del cómo en la derrota, que ofrece una dura resaca, está presente la lesión de Jaime Fernández. Un contratiempo de tal relevancia que obliga a una reestructuración de roles en la línea exterior del equipo. La ausencia del madrileño confluye con la de Alberto, al que, mínimo, le queda un mes para reaparecer. Dos piezas esenciales en la dirección para Luis Casimiro.

Aún se desconoce la postura del club. Parece poco probable que el conjunto malagueño salga al mercado por los rigores que tiene la baja. No obstante, aún está abierto el periodo inscribir jugadores que ahora pertenezcan a otros equipos de la ACB. Pese a ello, la situación otorga muchas complicaciones. La incorporación debería ser cupo para cumplir con la normativa. Ahora, de los disponibles, tienen esa condición Okouo, Suárez y Dani Díez. Si se ficha un comunitario o un extracomunitario habría que dar de baja a otro jugador que cumpla con esas características. Parece el escenario más remoto.

Así, la reordenación de galones indica a Brian Roberts y Ryan Boatright. El de Ohio venía al alza en el mes de enero, aunque en la Copa quedó netamente superado por San Miguel y Bassas. Fue uno de los más perjudicados individualmente en la deblace. Se echó en falta esa experiencia que atesora en instantes de suma dificultad. La mostró en muchos momentos y en este tramo trascendental debe ser una de las piedras angulares.

El otro es Ryan Boatright, que completa su adaptación al Unicaja. La situación pide para él un paso adelante. Antes debía cambiar el signo desde el banquillo, pero ahora pasa a ser primera espada. Una prueba exigente para calibrar su valía a este nivel. Reúne las herramientas para aportar esa electricidad que abre las defensas y no hace previsible el ataque cajista. Dispone de las armas para generar baloncesto, en un perímetro escaso de estas características. Con el Unicaja jugándose las notas de la temporada, por ende el futuro a corto plazo del club, el reto es importante.

Una mejoría que se hace extensible a la plantilla, pero que enfoca especialmente a estas dos figuras. Sin Jaime, los cajistas pierden 12.5 puntos y 4.7 asistencias, del jugador que más tiempo estaba en pista. Su ausencia deja un vacío amplio. También una oportunidad para el resto. De momento, el madrileño se perdió dos encuentros. Una victoria ante el Fraport Skyliners en el Carpena y una derrota con el Barcelona en el Palau. Curiosamente, Roberts y Boatright serán dos de los cinco jugadores (Suárez, Díez y Okouo) que se quedarán en Málaga estos días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios