Unicaja

Calma en la cumbre

  • Casimiro trata de mantener la tranquilidad dentro de una sucesión de victorias histórica

  • "El partido más importante es el siguiente", sostiene el técnico como 'leitmotiv' para seguir creciendo

Varios jugadores del Unicaja celebran una acción en un partido de esta temporada en el Carpena. Varios jugadores del Unicaja celebran una acción en un partido de esta temporada en el Carpena.

Varios jugadores del Unicaja celebran una acción en un partido de esta temporada en el Carpena. / acb photo

El Unicaja del vértigo en el parqué quiere andar paso a paso fuera de él. Parece clave mantener la calma después de un inicio histórico. Un proyecto que arrancó con más de un 80% de victorias en sus primeros metros. Un porcentaje sobresaliente, ahora por encima de guarismos con los que se lograron los títulos que rellenan las vitrinas de Los Guindos. La mente humana tiende a la liberación con el éxito y resulta imprescindible saber gestionar la ola.

Los de Luis Casimiro, que ha caído de pie en su regreso, son uno de los equipos más en forma de Europa. Una sucesión de triunfos que, no obstante, le está valiendo para tachar los primeros objetivos de la temporada. Con el Top 16 amarrado, ahora queda seguir llenando el granero para la Copa del Rey, siguiente puerto en la campaña 2018/19. Los cajistas apilan siete victorias, quedando prácticamente sellado el billete para Madrid. Sin embargo, la inercia pide luchar por ser cabeza de serie en el torneo copero, lo que, a priori, da cierta ventaja para el primer cruce.

La dulce situación del Unicaja contrasta con la de clubes con similares aspiraciones. Se abrió un hueco estimulante con el Valencia Básket y el Herbalife Gran Canaria en la Liga Endesa. Ambos tienen balance negativo y sus banquillos se tambalean. Dos barcos tocados en los dos rivales más claros por el billete a la Euroliga. Pese a ello, pueden sumarse otros a la carrera. Sí hubo cambio en la manija en el Baskonia, que parte un paso por delante. Aunque ahora el viento corra a favor, la consigna es que los objetivos se cierran en mayo.

Los cajistas están cerca de su tope de resultados, con un balance difícilmente mejorable. Como quiera que fuera, el techo de juego aún está lejos, lo que permite no bajar el pistón. Hay parcelas donde queda un amplio de mejora pese al interesante crecimiento que experimenta el equipo. Las derrotas llegarán como parte indisoluble del deporte, aunque ahora la tarea es amortiguar esa hipotética caída. Un aspecto que tienen claro en el seno de este Unicaja, conscientes de que levantar la mirada traerá consigo un resbalón.

Trata de repetirlo también Luis Casimiro de puertas hacia afuera. "Hay que cuidar la dinámica con el máximo esfuerzo y exigencia y eso a veces es ingrato para poder ser totalmente felices", comentaba el manchego en una postura que no es impostada: "El siguiente partido es el más importante por nuestra filosofía. Tenemos que plantearnos cada partido como una oportunidad máxima de hacer nuestro trabajo bien". "La preocupación es mejorar cada día", insiste. Es la otra tarea del entrenador verde, tratar de que la plantilla no se desenfoque tras un inicio de temporada fabuloso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios