i+d+I

Un alga marina ligada a la atmósfera

  • Botánica. Investigadores de la UMA demuestran que la presencia de la 'Fucus guiryi' en Punta Calaburras depende de las oscilaciones atmosféricas en el Atlántico Norte

Lo que pasa a miles de kilómetros, en Islandia, en Escandinavia, afecta directamente a las costas malagueñas. Al menos eso es lo que ocurre con el alga parda Fucus guiryi, una especie que sólo se instala en verano en Punta Calaburras (Mijas) si en primavera se dan altas presiones atmosféricas en la Península Ibérica -llueve poco, la temperatura es más alta y más suave en la capa superficial del mar- y bajas en el Atlántico Norte. Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Málaga y del Instituto Español de Oceanografía, que lidera el catedrático de Botánica Antonio Flores, demuestra cómo la oscilación del Atlántico Norte modula la presencia local de estas plantas.

"La trascendencia que tiene este trabajo es que muestra que la presencia del alga aquí está ligada a cómo se comporta la atmósfera", explica Antonio Flores, decano de la Facultad de Ciencias. "Aunque es una planta intermareal se podría decir que depende más de lo que ocurre en la atmósfera que de lo que sucede en el mar", agrega el científico. Se sabe que cuando el anticiclón de las Azores es potente, apenas se mueve y la presión atmosférica es muy alta en la Península Ibérica no hay borrascas, sino buen tiempo. Mientras esto ocurre, simultáneamente se produce una depresión sobre Islandia, un ciclón que afecta al norte de Europa. Cuando pasa lo contrario, se alteran los comportamientos atmosféricos en estos territorios, como si de un balancín se tratase. Y estas oscilaciones del Atlántico Norte son las que determinan que en verano aparezca o no esta alga en Calaburras, el único punto del Mediterráneo en el que se puede observar esta planta presente en el vecino océano.

"En sí mismo no es positivo o negativo que tengamos el alga aquí, no es un factor de calidad", dice Flores. "Este estudio lo que nos permite es empezar a intuir que para algunos de los fenómenos que observamos en la naturaleza y para los que tenemos explicaciones que se quedan muy cortas tenemos que echar mano de otros descriptores que hasta ahora no usábamos", agrega el investigador que durante 26 años ha llevado a sus alumnos a este punto mijeño para comprobar si habían aparecido o no las poblaciones de algas.

"Es un especie singular y tenía la serie de datos desde 1990 hasta el año 2015. Empecé a darle vueltas al por qué, porque este alga en el resto de su área de distribución es perenne", comenta Antonio Flores. Con la información que proporcionan los barómetros desde el siglo XIX pudieron estudiar la relación existente con las altas y bajas presiones. "Por eso hablamos de la tele conexión entre atmósfera y alga. Empezamos a intuir que la oscilación atmosférica del Atlántico Norte nos puede permitir comprender cambios estacionales en las poblaciones de muchos seres vivos, variaciones en las cosechas que dependen de las precipitaciones, etcétera, y seguro es que tengamos que empezar a explorar más algunas cosas que no habíamos caído en ellas", estima el catedrático de Botánica.

Antonio Flores también explica que en el Mediterráneo la Fucus guiryi tan sólo se da en Punta Calaburras. Y esto se debe a que el mar está constantemente alimentado por una corriente proveniente del océano Atlántico que prácticamente toca costa en este cabo que penetra mucho en el mar. Luego, por otro fenómeno a escala planetaria la corriente gira hacia el sur, hacia el centro del Mar de Alborán. Por tanto, desde el punto de vista oceanográfico esta zona de Mijas es Atlántica, así como el componente de seres vivos que allí se encuentra. Los datos de este estudio, enmarcado en la propuesta Marfor de la red europea de investigación BiodivERsA, han sido publicados en la prestigiosa revista científica internacional PeerJ, una publicación on line que está abierta y accesible a todo tipo de público. "En Ciencias hasta que no publicas y no comunicas los resultados el trabajo no ha terminado, tenemos una responsabilidad social y hay que dar explicación a la sociedad de lo que hacemos, no estamos solamente en la torre de marfil, publicar es básico", considera el decano de la Facultad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios