Fiesta de la Pasa de El Borge Dando valor a las pasas

  • Más de 10.000 personas acudieron a la XXIV Fiesta de la Pasa de El Borge que rinde tributo a este cultivo declarado sistema importante del patrimonio agrícola mundial

Uno de los puestos donde se podían degustar las pasas. Uno de los puestos donde se podían degustar las pasas.

Uno de los puestos donde se podían degustar las pasas. / J. M. Blanco (El Borge)

La calidad de las uvas moscatel de Alejandría es indiscutible. Su vendimia comienza en verano y se prolonga hasta mediados de septiembre. El brillo verde que las caracteriza se va apagando y se torna en ese morado amarronado que da muestra de su dulzor. Es tiempo de pasas. Las familias las tienden con mucho cuidado en los toldos y a diario comprueban su secado para darles la vuelta. Ese proceso natural bajo el sol de la Axarquía es el que le da esas características organolépticas que la hacen inigualables en sabor, textura y color. Por eso, es fácil diferenciar cualquier pasa envasada de la que sale de estas tierras malagueñas y no es de extrañar que a quienes no gustan de esta fruta se embelesen cuando degustan las de la Denominación de Origen Málaga.

Durante la jornada hubo degustaciones de pasas, uvas moscatel, vino, migas y chorizo

Simulación del tendido de las uvas al sol. Simulación del tendido de las uvas al sol.

Simulación del tendido de las uvas al sol. / J. M. Blanco (El Borge)

Y no sólo en su frescura y gusto reside su valor sino también en el trabajo artesano en el que participan todos los miembros de la familia desde que se vendimia la uva hasta que se pica. No en vano, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la declaró el año pasado Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam).“Esta fiesta declarada de Singularidad Turística Provincial por la Diputación de Málaga no sólo tiene un componente turístico, cultural y gastronómico sino que además sirve para reivindicar la pasa y a los agricultores que día tras día labran la tierra para conseguir ricos frutos como la pasa y el vino que obtenemos a través de la uva moscatel de Alejandría”, explicó el concejal de Agricultura de El Borge, José María Jiménez (PSOE). “Es de vital importancia mantener el sector, que no se pierda, y que haya inversiones que posibiliten la mejora de infraestructuras, caminos rurales y todo lo que suponga un aliciente para que el agricultor siga desarrollando esta actividad, para que le rinda y no tenga que abandonarla”, añadió el también diputado socialista quien recordó la importancia que ha tenido para los pueblos de la Ruta de la Pasa haber logrado el Sipam. “Pero no debemos quedarnos sólo con el reconocimiento, tenemos que trabajar para dotarlo de un órgano gestor que pongan en marcha iniciativas y que trabaje por el sector mejorándolo”, reclamó el edil.

Este año, una de las novedades de la fiesta ha sido el reparto de mil vasos de cerámica para la degustación del vino, y que, al precio de un euro, podrán ser usados para las degustaciones pero también podrán ser guardados de recuerdo. “De esta manera también evitamos el consumo de numerosos vasos de plástico, lo que redundará en mejora del medio ambiente”, apuntó el alcalde de El Borge, Raúl Vallejo (PSOE).Por las calles como ya es tradicional, hubo una veintena de chozas en las que se podían degustar pasas, uvas moscatel de Alejandría y vino del terreno. También había una decena en las que se vendían productos artesanos. Durante la mañana también hubo una demostración de la vendimia tradicional con canasta a la cabeza, amenizada por la Panda de Verdiales de El Borge así como demostración de pica y cribado de las pasas en la plaza de la Constitución. En la de “El Pocillo” hubo una representación arriera y pisa de la uva.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios